Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Igual cae Franco en el examen de Selectividad, como al Supremo"

Hoy nos hemos traído la radio al campus. A la Ciudad Universitaria de Madrid. El campus más próximo al Palacio de la Moncloa.

Carlos Alsina
  Madrid | 04/06/2019

A un lado de la carretera que viene de la Coruña tenemos el palacete que habita Pedro Sánchez —ahí estará el presidente ahora mismo ojeando los periódicos y viendo cómo se da por hecha su investidura, cómo se aleja la opción de pactar nada con Ciudadanos, cómo no hay manera de desenterrar a Franco—, y a este otro lado de la carretera están la Universidad Complutense, destino hoy de miles de estudiantes de diecisiete o dieciocho años que quieren seguir aprendiendo cosas aquí, en la universidad, y para ello tiene que dar antes la talla. El examen de ingreso, la Selectividad, con sus cuatro exámenes obligatorios: Literatura, Historia, Lengua Extranjera y…la troncal del bachillerato que hayas cursado (Matemáticas, Latín, Arte).

En hora y media empieza aquí el primer examen (como en las otras universidades de Madrid, Aragón, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Asturias y Navarra. Un saludo afectuoso a todos los padres que nos escucháis desde estas comunidades y que habéis amanecido como si os examinarais vosotros. Es natural la inquietud, ¿verdad? Hay padres más nerviosos el día que se examina su hijo que el día que se examinaron ellos. Aún está la Ciudad Universitaria empezando a desperezarse y ya estoy poniendo nervioso hasta yo.

Este recital de consejos que ha tenido que soportar el colectivo bachiller. Y del que han debido de terminar hasta el gorro.

Duerme bien (como si dependiera de mí), toma un buen desayuno (pero si no puedo tragar nada, hasta el yogur se me queda ahí atrancao), no te olvides del DNI (a buenas horas, no sé ni dónde lo he puesto), no comentes con los compañeros nada del examen antes de hacerlo (sí, claro, estás a punto de casarte pero no comentes nada de la boda), lee bien los enunciados (estoy yo hoy para leer), no copies (hombre, hasta ahí llego). No discutas lo que te digo. No, si no lo discuto, pero usted cuando hizo el examen ¿se aplicó todos estos consejos? ¿Quién yo? Iba como un flan.

Que no se pongan nerviosos es el consejo que más veces reciben los estudiantes estos días. ¿Usted se acuerda cuando tuvo que pasar su primer examen de trabajo? Pues eso. Por bien que uno se sepa la materia, un poco de ulceración en el bajo vientre sí que nota. Pero no es grave. A las once, cuando haya terminado la prueba de Lengua y Literatura ya estará superado el sofocón. Luego viene Historia. Que, al parecer, es de lo más temido por la España estudiantil.

Igual les cae Franco en el examen. Como al Supremo. Le cayó Franco como materia de examen por iniciativa de la familia del difunto, en guerra abierta contra el gobierno y el Parlamento por haber decidido que hay que exhumar los restos de Cuelgamuros y entregárselos a los herederos para que hagan con ellos lo que consideren oportuno.

Hoy el Tribunal más ocupado de España va a pegarle una patada al balón y dejará el asunto en standby. O sea, que le va a decir a Sánchez que el día 10 de junio no se le ocurra tocar la losa. Atenderán los jueces la petición de la familia para que se pare todo hasta que el propio tribunal entre en el fondo del asunto. Quietos paraos que si ha estado ahí dentro cuarenta y cuatro años no va ahora de un día o dos. O un año o dos, porque ahora ya vete tú a saber cuándo pondrá el huevo la Justicia. Y si acaban en el Constitucional, que rápido para estas cosas nunca ha sido, aún da tiempo a que Sánchez se haya jubilado después de gobernar treinta o cuarenta años.

Esto de Franco ya sabe usted cómo empezó: el Parlamento le dijo al gobierno de Rajoy que había que sacarlo de allí. Rajoy se hizo un Rajoy, no movió un dedo. Llegó Sánchez y se mostró más receptivo. Dijo que había que cumplir con el mandato del Congreso y envió un decreto ordenando la exhumación. La familia no se lo tomó bien y empezó la ofensiva. Primero amagando con enterrarlo en la Almudena, después yendo al juzgado a exponer todo tipo de argumentos. Y ahí sigue el dictador, en Cuelgamuros. Sin que tampoco conste que ahora que Sánchez ya ha ganado unas elecciones y va a estar en la Moncloa cuatro años tenga la misma prisa que antes por rematar la cuestión. Ahora ya lo que anima al gobierno, y a Carmen Calvo, es ganarle el pulso a la familia obstaculizante y al prior del monasterio, fraile atrincherado poco sensible a las instrucciones del cardenal Osoro. El Papa Francisco, como se sabe, eligió ponerse de perfil y de perfil sigue.

El Rey Felipe empieza hoy a recibir a los líderes políticos para saber cómo lo ven ellos. Esquerra se ha borrado de la cita y el Partido Puigdemónico envía a la Zarzuela a su nueva estrella parlamentaria: la ex consejera de Cultura Laura Borrás, aquella que le llevó unos libros a Inés Arrimadas a un debate mientras negaba que ella fuera supremacista.

A los waterlús les habría gustado enviar al procesado Jordi Sánchez a Palacio, pero dado que está en prisión preventiva y suspendido como diputado, la presidencia del Congreso les ha dicho que escojan a otro. No es fácil la situación de este partido, entiéndalo usted: tienen al líder supremo en el sofá de Waterloo y al testaferro del líder en Soto del Real. Así que va la señora Borrás a hacer de portavoz.

Esta reunión deberían transmitirla por streaming. 'Buenas tardes, Borbón represor españolista enemigo de Cataluña'. 'Buenas tardes, señora, ¿qué se le ofrece?' 'Que somos una república independiente y nuestro presidente es Puigdemont' 'Bueno, en ese caso le dará a usted igual quién sea investido como presidente del gobierno de España. Gracias por venir y llévese este ejemplar de la Constitución y éste otro del Estatuto de Cataluña. Ya que le gusta leer, lea usted, lea'.