PRESENTA SU LIBRO 'AGUA DE LUNA'

Juan Ramón Lucas: "Quería conocer el mundo donde brota la semilla del mal"

El periodista y escritor presenta su segundo libro, 'Agua de luna', que saldrá a la venta mañana 12 de mayo.

ondacero.es

Madrid | 11.05.2021 13:44

De pequeño, Juan Ramón Lucas fantaseó con ser veterinario, militar, incluso sacerdote, pero acabó contando las cosas que pasan. En la radio, en los periódicos, en la televisión. Y también en los libros, en las novelas. Ahora, el periodista publica su nuevo libro, 'Agua de luna', una historia sobre todo lo que le sucede a Greta Noriega y, por tanto, también sobre su padre, Julio Noriega.

En sus novelas -la primera fue 'La maldición de la Casa Grande'- siempre ha tenido presente, de una manera u otra, el personaje del lobo. Ahora, en su nuevo título, los lobos son otros. Los que acechan son los radicales islamistas que captan adolescentes con falsas promesas. Los que se llevan a una hija de su casa, como el animal que, en un descuido, roba y echa a correr con un cordero entre las fauces. Los que obligan a un padre a hacer lo que nunca pensó que tendría que hacer. El que ataca por sorpresa y muerde donde más duele. En definitiva, "hablamos del mal, del concepto cultural que tenemos del lobo como encarnación del mal", cuenta Lucas.

La novela está compuesta por dos partes: una contada por un narrador omnisciente y otras por un narrador en primera persona, Julio Noriega. Lucas explica que los capítulos del padre en su encierro, donde revisa toda la relación con su hija, responden a los versos del poema de José Agustín Goytisolo, 'Érase una vez un lobito bueno', cuya canción popular está estrechamente relacionada con la infancia de sus hijos.

La escritura de la novela

Para escribir la novela, el periodista ha contado con la ayuda de expertos en investigar personas e identidades en internet, fiscales, policías implicados en la lucha antiterrorista, etc. Por su afán de documentarse y contar una historia verosímil, confiesa que, a veces, tanta documentación "te lastra a la hora de escribir ficción".

En principio, su idea era únicamente contar el estallido brutal que se produce en una familia donde sucede un episodio similar. De esos pedacitos, Lucas fue encontrando otras historias donde contar los dolores y ausencias de los padres, el compromiso de los agentes de seguridad, entre otros testimonios. Cuando tuvo toda la historia pensada, le dio otra vuelta y decidió construir otro final. El comienzo de la novela, que es también el final de la misma, es "el final que más he pulido, he cuidado y sobre el que más he trabajado", explica Lucas, que comenta que en el proceso final de escritura, donde confluyen todos los elementos de la trama, está definido antes que el resto de la novela.

Entender cómo se deja convencer para ir al infierno

Greta Noriega es la hija adolescente de una pareja de profesionales de éxito, una presentadora de televisión y un actor. En ocasiones, Greta se siente poco atendida en casa y, con el fallecimiento de su abuelo y la decisión de internar a su abuela en una residencia de ancianos, la hija comienza un proceso de distanciamiento de sus padres.

Para construir la historia Lucas tenía que construir una psicología de los personajes muy precisa. Greta, es la hija tardía de un matrimonio que se propone sacar adelante a esa hija, pero no pueden o se les complica. Al mismo tiempo, los padres viven con sus propios miedos, frustraciones y problemas. Greta, por tanto, tiene la vulnerabilidad de todas esas vivencias y es lo que le lleva a echarse en manos de los grupos yihadistas.

Des esta manera, Lucas explica cómo funcionan estas redes extremistas, que operan a través de las redes sociales o de algunos contactos y atraen a personas que no están necesariamente vinculadas al mundo islámico. Estas personas, llegan a ese universo y creen que esa es una forma de colaborar en un mundo donde no se sienten integrados porque les presentan un mundo donde ellos pueden ser alguien y "verdaderamente creen que pueden mejorar el mundo", dice el autor.

El proceso de entender a los yihadistas

En la novela el mundo del yihadismo aparece reflejado en la dimensión de que ellos creen que están construyendo un mundo mejor. Al escribir la novela, Lucas tuvo que adentrarse en la mente de un yihadista, pero es cuidadoso con el tema y aclara: "El terrorismo yihadista es el mal, el régimen islámico que se instaló en Siria es un régimen criminal".

El autor se adentró en el mundo yihadista, no tanto por conocer su motivación, que suele estar vinculada a una religión malentendida, sino por "conocer el mundo donde brota la semilla del mal", comenta Lucas sobre ese mundo que ha convencido a quienes tenían una vida normal y han sido capaces de tomar ese “fruto” que se les presentaba como una salvación.