LA ROSA DE LOS VIENTOS

Mujeres con historia: Isabel II y sus ardientes pasiones

Marta Cibelinia, la autora de Los Borbones y el sexo. Desde Felipe V a Felipe VI, regresa a 'La rosa de los vientos' de la mano de Silvia Casasola, para en esta ocasión relatarnos las ardientes pasiones de la reina Isabel II de España.

ondacero.es

Madrid | 15.11.2021 13:27

Isabel II fue la primera mujer que, en el marco constitucional, se convirtió en heredera al trono de un rey cualquiera. Sin embargo, más allá de este hito histórico que situó a una mujer a la cabeza de un reino, desencadenando incontables batallas por reasignar el mandato del país en torno a manos varoniles, la reina Isabel II también pasó a la historia por su agitada vida sexual. La reina ninfómana, "puta, pero pía".

Se dice que el Papa Pío IX se refirió a la reina en aquellos términos antes de concederle la Rosa de Oro de la cristiandad. Su retahíla de amantes le granjeó fama de ninfómana, motivo por el que todas las crónicas de la época la describen como una mujer con un apetito sexual insaciable a la que le interesaba más el placer que el poder.

Un matrimonio fracasado

Manipulada por su madre, Isabel II fue obligada a un matrimonio concertado con su primo, el infante Francisco de Asís de Borbón, un reconocido homosexual con el que Isabel no tendría descendencia alguna. De hecho, se dice que el mismo día de la boda, Isabel II le dijo a un diplomático: "Qué voy a decir de un hombre que en la noche de bodas llevaba en su camisa más bordados que yo en la mía". Así pues, Isabel II no dudó en emprender una vida extramarital que le brindó hasta doce retoños. No obstante solo cinco superaron la niñez.

Por su parte, Francisco de Asís mantuvo toda su vida una relación sentimental con Antonio Ramón Meneses y asumió con naturalidad a los amantes de su mujer. Recibió millones de reales por reconocer como propios los hijos ilegítimos que concibió la reina y que inyectaron sangre nueva a la familia real española. Por tanto, la actitud de Isabel II no solo previno la infelicidad de un matrimonio fracasado, sino que evitó los problemas de consanguinidad que habrían surgido de haber procreado con su marido y primo carnal Francisco de Asís.

Los amantes de Isabel II

La vida amorosa de Isabel II estuvo repleta de amantes y de aventuras esporádicas. La rumorología destaca a algunos de los más ilustres hombres que pasaron por la alcoba de la reina, entre los que se encuentran el compositor Emilio Arrieta, Carlos Marfori, el comandante José María Ruiz de Arana -conocido en el foro como ‘el pollo Arana’- o Puigmoltó.

Sin embargo, diversos historiadores aseguran que la etiqueta de ninfómana fue una artimaña propagandística de sus detractores, y que pese a ser cierto que tuvo muchos amantes, esto era lo habitual entre la aristocracia y la realeza de la época. Sin ir más lejos, su propio marido también tuvo varios amantes, pero a la 'monarca de los tristes destinos' siempre le acompañaría esta losa.