Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LA BRÚJULA

La vida en rosa: "No se oyen risas ni voces, el silencio es total"

Ha dejado de sonar el timbre de la puerta. No se oyen risas ni voces, mis hijos y mis nietos solían venir a comer con frecuencia y ahora el silencio es total.

ondacero.es
  Madrid | 26/03/2020

Hablo desde el confinamiento. Ha dejado de sonar el timbre de la puerta. No se oyen risas ni voces, mis hijos y mis nietos solían venir a comer con mucha frecuencia. Qué hay de comida, preguntaban; qué bueno está hoy el arroz, decían.

El silencio es total. No estoy aburrida, estoy ocupadísima. Cocino para mí y una vecina y luego hay una chica joven que se ha ofrecido a hacernos la compra a las personas mayores de las casas.

También limpio rincones, encuentro objetos insospechados por cajones, salgo a pasear por la terraza, riego plantas, veo la televisión, hablo por teléfono y, sobre todo, leo. Me gusta mucho leer. ¿Me falta algo? No, simplemente estoy sola".