JELO EN VERANO

Ropa de baño: la práctica del deporte como motor de cambio

Tratamos un “nuevo” contenido de moda con Cristina Baigorri, hablamos de la ropa de baño.

ondacero.es

Madrid | 17.08.2022 19:19

Con el calor que estamos viviendo este verano, los lugares para refrescarnos son las piscinas, los ríos y el mar. Los beneficios de los baños de mar son ya incuestionables. En el aspecto físico: los baños tonifican la musculatura, descongestionan las vías respiratorias...

En la sección de moda de esta semana hablamos de la ropa de baño. Se sabe que el modelo bikini (dos piezas) ya se utilizaba en 1600 A.C. Cuando las mujeres de la antigua Grecia vestían prendas ceñidas de dos piezas para practicar deporte. En concreto una modalidad denominada ‘carrera pedestre’ que era una suerte de carrera prematrimonial dedicada a la diosa Hera.

Fue el Rey Jorge III de Inglaterra quien puso de moda lo de bañarse en el mar en el s. XIX. En cuanto a las mujeres, la primera fue una aristócrata francesa, la Duquesa de Berry, en 1822 cuando, se sumergió en la playa de Dieppe (Francia). Iba vestida totalmente, arrastrando su vestido corte imperio bordado de flores y sus enaguas llenas de arena.

A finales de ese mismo siglo se empezaron a usar los primeros trajes de baño que consistían en una camisola, unos pantalones largos y medias tanto para hombres como para mujeres pero claro para ellas, siempre había un “plus de recato” obligado que debías cumplir si no querías meterte en un lío.

Arrancado el siglo XX se suben los dobladillos de esos trajes de baño y se sustituyen por faldas. Y debajo unos pequeños pantalones. Pero en los locos años 20, nace el traje de baño de una sola pieza con un escote amplio y sólo cubriendo la mitad de los muslos.

Los Juegos Olímpicos y la natación femenina fueron el escenario de los cambios. Las mujeres compiten en natación desde los juegos de Estocolmo en 1912. Hasta ese momento los bañadores eran una combinación de dos piezas de materiales que absorbían mucha agua y debían generar una gran resistencia. Años más tarde, en las Juegos Olímpicos de 1923 celebradas en París, vimos a mujeres como Ethel Lackie (oro en 100 metros libres) o Sybil Bauer (oro en 100 espalda) luciendo bañadores de una sola pieza y menos absorbentes.

Para hablarnos más sobre la ropa de baño, el bikini y su popularización y otras prendas posteriores, hablamos con nuestro experto, Jaume Vidiella, estilista, director de la Escuela de Moda ESDI en Barcelona y especialista en historia de la moda.