Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

realizado por la universidad de Portsmought

Un estudio explica cómo los perros son capaces de poner cara de tristeza para enternecer a los humanos

Un estudio ha conseguido explicar cómo los perros son capaces de poner caras de triste para enternecer a los humanos. Los canes han aprendido a ponerla, es resultado de una evolución de 33.000 mil años, pero lo han conseguido.

David Robles
  Madrid | 19/06/2019

Es lo que ha demostrado este estudio realizado por la universidad de Portsmought en EEUU, es que los perros tienen una musculatura especial alrededor de los ojos que le permiten levantar las cejas por un lado y abatirlas por otro. Este movimiento da un aspecto de tristeza como de pena y es el que han utilizado los perros para influir sobre los humanos.

El estudio analizó los cadáveres fosilizados de seis razas de perros y de lobos y se dieron cuenta que los lobos no tienen estos músculos en los ojos, es decir no pueden poner cara de pena, pero los perros sí, a excepción de una raza, los huskys siberianos tampoco tienen esta habilidad.

Conclusión, pues que cuando perros y lobos se separaron evolutivamente hace unos 33.000 años, los perros comenzaron a desarrollar estos cambios en sus ojos, para hacerlos más humanos y así poder influir sobre nosotros. Los lobos y los huskis no han tenido necesidad así que no ha habido adaptación.