Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Sexo Sentido 02/11/18

Muñecas realistas por las que la gente paga por disfrutar de su compañía

Sergio y Daniel son los primeros creadores de la casa de citas con muñecas realistas y de ello hemos hablado hoy en Sexo Sentido con uno de sus creadores, Sergio. Claro que montar algo así no fue fácil:

El primer reto fue tener todos los papeles en regla. “En el Ayuntamiento de Madrid, jamás había dado una licencia a una casa de muñecas sexuales, así que tuvimos que enviar mucha documentación acerca del material con que estaban fabricadas, porque es un tema de salud pública”.

Julián Vigara |  Murcia |  02/11/2018

Aún así, los responsables de Hacienda tuvieron que mantener reuniones internas para determinar en qué epígrafe daban de alta a este negocio, que finalmente se definió como “exposición de muñecas”.

Es decir, son objetos que están ahí para el disfrute de los sentidos. Si te las follas… el Ayuntamiento no tiene nada que alegar.

Sergio y Daniel hicieron las obras del burdel con sus propias manos. Alquilaron un local diáfano y edificaron dos habitaciones de gran lujo, una con una ambientación más light y otra con un estilo sado maso potentísimo. Muebles de artesanía con elementos bondage, juguetitos, etc. Y un plantel de varias muñecas.

Cualquier deseo de los clientes son órdenes. Luxury Agency Dolls se ocupa de colocar a las muñecas en la posición que se pida, con la ropa que se desee y de acondicionar el espacio para cumplir sus fantasías. Y parece que les va bien, porque en noviembre abren la segunda casa de muñecas, ahora en Marbella.

Son realistas, miden y pesan como una persona de verdad. Un cachetazo en el culo suena igual que sobre la piel humana. Sus pechos se tambalean igual que las prótesis de las actrices porno. Los ojos parece que te miran. Pero no se mueven, todavía no. Estas sí mantienen calor corporal, pero siguen siendo muñecas.

Así, todavía estos locales no podrán suplir la prostitución humana, y acabar con la trata de mujeres, pero suponen un negocio sexual donde no hay víctimas. “Aquí las muñecas son objetos, si quieres tratar a una mujer como a un objeto, puedes hacerlo con estas muñecas, están diseñadas para eso” explica Sergio.