Cónclave de la organización agraria

Asaja de Cuenca volverá a protestar en la calle "en un mes"

El presidente de Asaja de Cuenca, José María Fresneda, ha avanzado este miércoles que los agricultores volverán a salir a la calle, "en un mes", para denunciar la situación del sector.

Onda Cero Cuenca

Cuenca | 20.04.2022 13:07

Fresneda y Martínez Arroyo, en el centro este miércoles en la sede de Asaja
Fresneda y Martínez Arroyo, en el centro este miércoles en la sede de Asaja | OCR

"La realidad no es buena. Tenemos motivos para estar en la calle", ha indicado el responsable agrario en declaraciones a los medios antes de la clausura de la asamblea anual y del décimo segundo congreso provincial, en la sede de la organización.

Aunque no ha ofrecido fechas, Fresneda ha señalado que, "en un mes", estarán "con las pilas puestas".

El campo sufre las consecuencias todavía de la pandemia, de la guerra en Ucrania, que se ve empeorada por "las decisiones que toma Bruselas", y del aumento de los precios.

"O luchamos o no lo tendremos bien", ha aseverado Fresneda, quien de otro lado ha reclamado la puesta en marcha de la tubería manchega.

Decenas de agricultores han participado en la asamblea
Decenas de agricultores han participado en la asamblea | OCR

La asamblea se celebra en la sede de Asaja, en la avenida de la Cruz Roja
La asamblea se celebra en la sede de Asaja, en la avenida de la Cruz Roja | OCR

Flexibilización ayudas

Por su parte, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha informado que este jueves se publica en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el decreto que posibilitará la flexibilización de los requisitos de las líneas de ayudas del sector agroalimentario en la región.

También ha adelantado que ya se ha conseguido que las peticiones realizadas por Castilla-La Mancha para las ayudas nacionales destinadas al sector por la guerra de Ucrania se incluyan en el borrador de Real Decreto.

Así, se incorpora el incremento en la ayuda por ovino o caprino de carne que pasa de 4 a 7 euros por cabeza, lo que significa un aumento de un 75 por ciento, y se incluye en las ayudas al sector cunícola.