Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

VEN INJUSTO QUE QUEDARA AL NIVEL DE ESTAMBUL

Los responsables de Madrid 2020 buscan motivos para la derrota

Muchos directivos y deportistas critican al COI de primar los intereses comerciales sobre los deportivos. Algunos apuntan al 'lobby' de los países europeos que pretenden presentar candidaturas para los Juegos 2024, y otros lo ven como un pago a Asia para recibir a cambio su apoyo de que el sucesor de Jacques Rogge sea el alemán Thomas Bach.

Agencias | Madrid
| 08/09/2013
Alejandro Blanco, al frente de la candidatura y de la decepción de Madrid 2020

Alejandro Blanco, al frente de la candidatura y de la decepción de Madrid 2020 / EFE

El sueño olímpico de Madrid volvió a chocar contra el negocio de una 'empresa privada' como el Comité Olímpico Internacional (COI), integrada por una reducida elite insondable y con intereses comerciales más allá de los deportivos. Tras la 'derrota' en la votación por la sede de los Juegos de 2020, que ganó Tokio y su proyecto vanguardista, ésta era la impresión de los responsables de la candidatura española y de los directivos de federaciones y deportistas en el cóctel de despedida.

Paralelamente, el Príncipe Felipe y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se volcaron de inmediato contra esa decepción y trataron de insuflar ánimo y optimismo ante el futuro. En la recepción celebrada por la noche por la candidatura madrileña en el hotel bonaerense que tenía como base, y durante más de hora y media, el Príncipe, doña Letizia, Rajoy y sus ministros de Exteriores, Industria y Educación y Deporte, protagonizaron decenas de corrillos asumiendo la desilusión pero animando a encajar el golpe y, tal y como dijo [[LINK:INTERNO||||||don Felipe en su declaración ante los periodistas]] (de los que admitió varias preguntas), levantarse y seguir adelante tras el "pequeño revés".

Entre los asistentes a la recepción proliferaron los comentarios en torno a la injusticia que supuso la decisión, especialmente que Madrid fuera la primera ciudad eliminada, y al trabajo "en la sombra" que pueden haber hecho otros países europeos con aspiraciones de organizar los Juegos de 2024 y para los que la elección de Madrid cuatro años antes habría supuesto un serio obstáculo. Y hubo una coincidencia total en que estaba cantado que el empate inicial con Estambul se iba a dirimir en favor de la ciudad turca porque los partidarios de Tokio la apoyarían para dejar fuera a Madrid al considerarla la principal rival.

Algunos de los presentes reconocieron que quizás hubiera en algunos momentos un exceso de optimismo respecto a las opciones de la candidatura y consideraron que no hicieron ningún favor noticias en las que se daba por hecho que Madrid contaba con el apoyo de la mayoría de integrantes del COI que debían decidir la sede de los Juegos Olímpicos de dentro de siete años. Ese exceso de optimismo era rehuido por el Gobierno, y, en los últimos días, alguno de sus miembros había comentado en privado que las expectativas iniciales se habían rebajado y parecía bastante difícil ser la ciudad elegida, aunque no entraba en esas cábalas que fuera la primera candidata eliminada.

Fue permanente la pregunta de si Madrid dará el paso para aspirar a los Juegos Olímpicos de 2024 y, aunque el primer sentimiento mayoritario era no hacerlo, muchos consideraron que el tiempo cura la decepción, que hay que digerir la derrota y que, con mucha calma, habrá que adoptar una decisión en su momento.

"No había partido"

Y más allá de la autocrítica, las miradas se cenraban en otro punto: "El COI no nos quiere, Madrid no es un negocio para ellos. ¿Cuántas obras hay que hacer en Madrid? ¿Cuántas en Tokio?", apuntó un presidente federativo buscando respuestas a la 'derrota'. Las caras de desilusión del 'staff'' de M2020 eran las mismas de hace 4 años en Copenhague, cuando Río de Janeiro y su mapa de los primeros Juegos en Sudamérica golearon (66-32) a Madrid 2016 y su 'corazonada'.

"Como en 2016 esta vez no ha habido partido. No tuvimos opción en ningún momento. El momento de Madrid fue en 2012", señaló otro responsable federativo en uno de los múltiples corrillos. El Madrid austero sin grandes infraestructuras por construir, con instalaciones temporales a imitación de Londres 2012, no convenció al COI, que prefirió un proyecto moderno y compacto aún por hacer gracias a los 4.500 millones de dólares del fondo de reserva previstos por el gobierno de Shinzo Abe, y los intereses comerciales que reúne una de las principales economías del mundo en franco crecimiento.

Madrid 2020 podía asumir una derrota contra el gigante asiático, que albergará sus segundos Juegos Olímpicos tras los de 1964, pero no de la forma en la que se produjo. "Nos han puesto a la altura de Estambul y sus revueltas sociales, con muchos casos de dopaje en el último mes y que puede sufrir las secuelas del conflicto sirio. Y encima, nos han ganado", dijo perplejo uno de los arquitectos de M2020.

La capital no contaba con los votos de algunos de sus colegas europeos, caso de Francia, Alemania e Italia, que podrían haberse procurado con una opción de tener los Juegos en 2024 y no les interesaba por la regla no escrita de la rotación continental que Madrid los organizara 4 años antes. Pero no entraba en sus cálculos caer antes de la final. "Yo pensaba que podíamos ganar, incluso por mayoría en primera ronda. No lo entiendo, no lo entiendo", se lamentaba la miembro del COI Marisol Casado.

Como ella, su compañero de la Ejecutiva del máximo organismo olímpico, Juan Antonio Samaranch, no salía de su asombro sobre el signo del voto de sus colegas. "No encuentro explicación. Debería haberlo captado porque estoy dentro, pero no lo he hecho", dijo el vástago del ex presidente de Honor del COI poco antes de ser consolado con un caluroso abrazo por el Príncipe Felipe.

Algunos hablaban de que los votos fueron en bloque para apoyar a Asia y que Europa se beneficiará de la elección del miembro alemán Thomas Bach el próximo 10 de septiembre como sucesor de Jacques Rogge como presidente del COI. Más directo era, incluso, uno de los asesores que había logrado que Buenos Aires ganara contra pronóstico los Juegos de la Juventud de 2018. "Esto se soluciona 'pactando' los votos. Unas veces es dinero y otra favores que se devuelven en el futuro", afirmó.