Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: Los nuevos monopolios: Google, Facebook y Amazon

Hace sólo diez años las cinco mayores empresas en el mundo eran Exxon Mobile, General Electric, Citigroup y Shell Oil. Petróleo, energía y finanzas. Sectores con muchas empresas fuertes que competían en un libre mercado. La quinta era Microsoft. Hoy es justo la única que se mantiene en el grupo de cabeza porque las otras cuatro son ahora todas tecnológicas: Apple, Google, Amazon y Facebook.

Francisco Sierra |  Madrid |  Actualizado el 06/05/2017 a las 17:55 horas

¿Estas empresas realmente compiten ahora en un mercado libre ? Es la pregunta que se ha hecho Jonathan Taplin profesor universitario en California, y autor de un libro que está impactando en Estados Unidos. El libro se llama "Muévete rápido y rompe las cosas. O cómo Google, Facebook y Amazon arrinconan la cultura y socavan la democracia".

Suena fuerte, pero Taplin en su análisis, sostiene que aunque pudieran parecer que estas empresas compiten entre ellas, la realidad es que no es así. Cada una domina un área distinta de la industria y han crecido con una intensa política de adquisiciones que absorbía y eliminaba toda competencia. Google tiene casi el 90 por ciento de la publicidad de búsqueda. Facebook, con Whatsapp e Instagram, controla casi el 80% del tráfico social móvil. Y Amazon domina el comercio on line en Estados Unidos y casi ya el mundial.

Son auténticos monopolios. Monopolios sin contrapesos. Estas empresas tecnológicas son ahora centros privados de poder que traspasa fronteras. No tienen regulaciones y son capaces de retar a la Unión Europea o a los propios Estados Unidos. Por eso Taplin avisa y, aunque suene apocalíptico, dice que los gobiernos se tienen que mover rápido y romper o fragmentar esos monopolios, antes de que ellos tengan todo el poder en un mundo donde los datos será lo único que importe.