Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Tumores cerebrales en niños

Cada año se registran en España unos 1.500 casos nuevos de cáncer en niños de menos de 15 años. De ellos, del 15 al 20% corresponden a tumores del SNC.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 26/05/2017 a las 12:33 horas

Especialistas del Laboratorio de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra y del Laboratorio de Neurooncología del CIMA han comenzado un estudio junto al Laboratorio Fueyo, apoyado por el Gobierno de Estados Unidos, para estudiar un tratamiento contra el tumor difuso de tronco cerebral, el más agresivo en niños.

Como describe el Dr. Villarejo, jefe de servicio de neurocirugía del Hospital Niño Jesús de Madrid, el término tumor de tronco cerebral no describe a un solo tipo de tumor, sino a una variedad de neoplasias de origen glial que aparecen en el tronco encefálico, así como algunas lesiones benignas del tipo de las malformaciones vasculares. Los tumores del tronco cerebral suponen un 10-25% de los tumores del sistema nervioso en el niño, y un 20 al 25% de los tumores infratentoriales. Y es que cada año se registran en España unos 1.500 casos nuevos de cáncer en niños de menos de 15 años. De ellos, del 15 al 20% corresponden a tumores del SNC. Además el diagnóstico de tumor cerebral puede ser muy difícil en los niños. Frecuentemente, los niños, sobre todo los más pequeños, son incapaces de referir sus síntomas. Por otra parte, el curso puede ser insidioso y con manifestaciones poco específicas, tales como: cambios de carácter, irritabilidad o vómitos. Incluso para los padres, ciertos cambios pueden pasar desapercibidos. También para los pediatras, la clínica puede ser tan sutil que pase inadvertida. En los niños mayores y en los adolescentes, la colaboración en la historia clínica y en el examen físico hace que el diagnóstico se establezca con mayor facilidad. Los síntomas y signos de los tumores intracraneales en el niño dependen de la edad, la localización del tumor y de la presencia o ausencia de hipertensión intracraneal.

Ahora el equipo del Laboratorio de los doctores Juan Fueyo y Candelaria Gómez-Manzano del Hospital MD Anderson de Houston y el de la Dra. Alonso, directora del Laboratorio de Neurooncología del CIMA y miembro del Laboratorio de Pediatría de la Clínica, han presentado este estudio para desarrollar un tratamiento para tumores cerebrales pediátricos basado en la inoculación de virus modificados.

La terapia experimental precursora del estudio, de la que ya se ha finalizado un ensayo clínico del Departamento de Neurocirugía de la Clínica, consiste en inocular en el tumor un virus del catarro “inteligente” que es capaz de matar a las células tumorales y no a las sanas. Además, este virus activa a los linfocitos (células inmunitarias) que lucharán contra el virus y las células tumorales que lo alberguen.

Partiendo de este mismo procedimiento, el actual estudio va más allá, al incorporar al virus modificado, el Delta 24, cuatro ligandos nuevos diferentes, lo que a su vez constituye cuatro brazos distintos de la investigación. La introducción de dichos ligandos tiene el objetivo de intensificar la función activadora del sistema inmune haciéndola más potente.

El equipo de investigadores pretende ahora con este estudio un doble objetivo: “mejorar el virus Delta 24” de diferentes maneras mediante cuatro estrategias distintas con el mismo propósito: activar el sistema inmune de una forma más específica. En este caso, con cada uno de los ligandos, “trataremos que el virus provoque, perse, una respuesta del sistema inmune como ya se ha conseguido, pero nuestro segundo objetivo es que el ligando redirija la respuesta inmune contra el tumor, no tanto contra el virus”, describe la Dra. Alonso.

El estudio tiene un plazo de ejecución de tres años, para obtener resultados sobre la eficacia del nuevo tratamiento, en cuyo caso sería aplicable a todo tipo de tumores. Seguro.