Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Psiquiatría y Depresión Dual

La comorbilidad entre los trastornos por uso de sustancias (TUS) y la depresión mayor (DM) es la patología dual más común. Los pacientes con DM tienen el doble de posibilidades de desarrollar un TUS, y viceversa, los pacientes que presentan un TUS tienen el doble de riesgo de padecer una DM a lo largo de su vida.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 28/10/2017 a las 14:02 horas

Mientras estamos atentos al Congreso Nacional de Psiquiatría que empieza el 27 de Octubre en Palma de Mallorca, organizado por los doctores Bernardo, Gutiérrez y Roca espero con interés lo que se diga sobre la Depresión Dual. Así que nos interesa la mesa de debate, entre otras muchas, de los doctores Martín-Santos, Torrents, Keller y Valverde.

La comorbilidad entre los trastornos por uso de sustancias (TUS) y la depresión mayor (DM) es la patología dual más común. Los pacientes con DM tienen el doble de posibilidades de desarrollar un TUS, y viceversa, los pacientes que presentan un TUS tienen el doble de riesgo de padecer una DM a lo largo de su vida. Además, la coexistencia de ambos trastornos se asocia a un curso desfavorable de ambas patologías, con peor respuesta al tratamiento y un peor pronóstico, incluyendo mayores tasas de suicidio. Así pues, y como es esperable debido a su elevada gravedad clínica, estos pacientes duales presentan además una considerable gravedad psicosocial y realizan una mayor utilización de los recursos sanitarios, incluyendo los servicios de urgencias y las hospitalizaciones psiquiátricas, por lo que es fundamental su diagnóstico y tratamiento adecuado. Por otra parte, la depresión dual puede ser primaria o inducida por la sustancia psicoactiva, y en la práctica clínica esta diferenciación puede ser especialmente relevante para el manejo terapéutico. Actualmente el diagnóstico se realiza a través de entrevistas clínicas y en consecuencia se requieren biomarcadores validados que nos ayuden a establecer un diagnóstico correcto y por tanto un tratamiento adecuado.