Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Planeta publica Las ventanas del Cielo, la última novela de Gonzalo Giner

Gonzalo Giner: "Siempre he tratado de escribir lo que a mí me gustaría leer"

Un paseo histórico, una novela de aventuras que supone, dice el autor “una invitación al lector para viajar a la Edad Media y conocer un arte poco conocido y poco valorado que son la construcción de las vidrieras en las catedrales medievales”. Todo ello enmarcado en una época histórica, la medieval, para recorrer con el protagonista escenarios como el norte de África o ciudades europeas como Lovaina, Brujas o Burgos y sus catedrales.

@belengpino |  Madrid |  Actualizado el 26/10/2017 a las 17:20 horas

Acompañando a Hugo de Covarrubias, dice Gonzalo Giner, y asomándose a Las Ventanas del Cielo, el lector “ va a descubrir la magia de las vidrieras. Cuando entras en una catedral, experimentas grandes sensaciones pero no las llegas a ver porque están muy lejos. Yo se las voy a bajar a su nivel, para que las toque, para que conozca por qué se hicieron, quién las hizo, qué mensaje lleva detrás, por qué son capaces de emocionarnos y de conseguir que la luz que las traspasa nos enamore”.

Tampoco en esta ocasión Giner se olvida de su otra gran pasión, los animales. Como en novelas anteriores “aunque esta vez con algo menos de peso”, confiesa, su protagonista vuelve a compartir espacio con un animal. Esta vez es Aylal, un halcón blanco que le ayudará a desarrollar actitudes para enfrentarse a los retos de la vida.

HOMENAJE A LOS MAESTROS DE LA LUZ

Giner convierte su novela en un homenaje a los maestros que diseñaron las vidrieras de las catedrales medievales. Su inspiración nace de dos momentos alejados en el tiempo: una visita, a los 24 años, a la Sainte-Chapelle de Paris y una reciente, a la catedral de Milán. En ambos casos el juego de la luz y los colores con los espacios le sobrecogió hasta el punto de convertirse en la chispa que dio origen a Las Ventanas del Cielo. “Nadie ha hablado de ello, tenemos un patrimonio espectacular en España y alguien tenía que contarlo”.

La novela se apoya en un importante trabajo documental que el autor ha conseguido de primera mano gracias a la colaboración de un maestro de vidrieras de León, Luis García Zurdo. “Hemos compartido muchas horas de charla y él es cómplice de este proyecto. Conoce de primera mano también como trabajaban los maestros del siglo XIV, del XV porque ha tenido que restaurar con las mismas técnicas, los mismos pigmentos, los mismos materiales vidrieras de hace 700 u 800 años”.

Gonzalo Giner se siente cómodo en el registro de novela histórica aunque insiste en ponerle al género un apellido, porque “mis novelas son más de aventuras, pero ambientadas en un momento histórico” y con un punto de emoción reconoce que desde su primera novela “con mayor o menor acierto siempre he tratado de escribir lo que a mí me gustaría leer”.

Las novelas le surgen como una chispa. La de la próxima ya ha nacido, aunque de momento sólo es una palabra. Pero promete: “irá creciendo”.

Gonzalo Giner es autor además de El Sanador de Caballos, El Jinete del Silencio y Pacto de Lealtad.