Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

'Los amigos del mundo están al acecho' | Libros

'Club Bilderberg', el objetivo es la "dominación total del mundo"

Coincidiendo con el inicio de una nueva reunión del Club Bilderberg, en Chantilly, Virginia (EEUU), la periodista Cristina Martín Jiménez publica 'Los amigos del mundo están al acecho. Bilderberg y otros poderes ocultos' (Temas de Hoy). La autora considera que "el objetivo final del Club Bilderberg es la dominación total del mundo, un gobierno mundial, una única religión, un mercado único y un ejército único".

Paco Paniagua | @fpaniaguaocr  |  Madrid |  Actualizado el 26/10/2017 a las 18:12 horas

El club Bilderberg nació con la idea de promover el entendimiento entre Europa y EEUU, y llega a su edición número 65, precisamente en pleno deshielo de las relaciones a ambos lados del Atlántico, tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump.

Pueden estar sobre la mesa, por tanto, asuntos como la Administración de Trump, las relaciones transatlánticas, la dirección de la Unión Europea, la guerra de la información o el papel de Rusia en el orden internacional, entre otros.

Cristina Jiménez nos advierte en este libro de cómo los políticos de casi todo el mundo, son "títeres", que están pidiendo la universalización de la educación "al dictado de la ONU que anhela la implantación definitiva del pensamiento único".

Este libro llega a las librerías españolas, después de haber estado desparecido en nuestro país durante casi 7 años, según denuncia la propia autora. Se trata de un club -afirma Cristina Jiménez- "ultraselecto, exclusivo, reservado a los más poderosos, donde la pertenencia al mismo viene avalada por cuentas bancarias, roles de poder, influencias militares, mediáticas, intelectuales, económicas y políticas".

Reunidos en EEUU hasta el domingo 4 de junio

El club Bilderberg es una reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación. En esta ocasión y por parte de España, asisten el Ministro de Economía Luis de Guidos, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera -que va por primera vez-, la Presidenta del Banco Santander, Ana Botín -miembro permanente- y el presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián.

Al encuentro anual, absolutamente privado, también han sido invitados el consejero delegado de Airbus, Thomas Enders; el presidente ejecutivo de Alphabet (Google), Eric E. Schmidt; el presidente de EDP Energías de Portugal, Antonio L. Guerra Nunes Mexia; el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary; el director de asuntos exteriores de The Financial Times, Gideon Rachman; el editor jefe de The Economist, Zanny Minton Beddoes; el cofundador y socio de LinkedIn, Reid Hoffman; el presidente de ING, Ralph Hamers; y el presidente del grupo KBC, Thomas Leysen.

En esta edición número 65 del club, participan también la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el ministro de finanzas canadiense, Bill Morneau; el exjefe de defensa británico, Nicholas Houghton; y el expresidente de la Comisión Europea y actual presidente de Goldman Sachs, José M. Durão Barroso.

Un club de larga historia

En anteriores ocasiones, participaron en el encuentro el expresidente del Gobierno, José Luis Zapatero, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, o la reina Sofía.

La primera reunión de esta conferencia tuvo lugar en mayo de 1954, propuesta por el emigrante judío y consejero político polaco Jozef Retinger, quien decidió reunir a los líderes europeos y norteamericanos para promover el entendimiento entre ellos. Entre los invitados estuvieron el príncipe Bernardo de Holanda que decidió promover la idea, David Rockefeller, quien financió la reunión y el primer ministro belga Paul van Zeeland.