Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En septiembre presentarán el proyecto a todos los partidos políticos

Los regantes piden unir la cuenca del Duero con el Tajo para abastacer el trasvase al Segura

El presidente de Riegos de Levante, Javier Berenguer, afirma que la preocupación entre los regantes del Camp d’Elx que se abastecen del Tajo-Segura es máxima ante la falta de agua y los mensajes negativos alrededor de las transferencias hídricas que se necesitan

Mayte Vilaseca / David Alberola |  Elche |  Actualizado el 17/07/2017 a las 15:33 horas

Los regantes que se abastecen del trasvase Tajo-Segura, entre ellos los de la Comunidad de Riegos de Levante, están trabajando en la redacción de un proyecto para unir la cuenca del río Duero con los embalses de cabecera del Tajo y de ahí poder hacer llegar el agua para regadío y abastecimiento al río Segura y con ello al sur de la provincia de Alicante.

Los agricultores de las provincias de Alicante y Almería, así como de la Región de Murcia creen que la construcción de esa conexión del río Duero con el embalse de Entrepeñas y Buendía es una opción viable y una buena solución para conseguir los recursos hídricos que se necesitan en la provincia para la supervivencia de la agricultura.

Así lo ha anunciado el presidente de la Comunidad General de Riegos de Levante, Javier Berenguer, que en una entrevista en el programa ‘Elche en la Onda’ de Onda Cero Elche en la que además ha confirmado que a la vuelta del verano se tiene la intención de trasladar esa propuesta de nuevo trasvase a todas las formaciones políticas, tanto al PP que está al frente del Gobierno central como a los de la oposición:

Berenguer ha insistido en que la situación de sequía prolongada ha situado a la agricultura ilicitana en una situación límite hasta el punto que la preocupación por la falta de agua es máxima, fundamentalmente a partir de octubre. No se descarta, ha dicho el presidente de Riegos de Levante que para esas fechas incluso peligre el abastecimiento de agua para consumo humano si no llegan trasvases desde el Tajo.

Javier Berenguer ha denunciado que ahora mismo ni PP ni PSOE quieren siquiera hablar de la posibilidad de trasvases y, tras incidir en que el trasvase que se plantea desde el río Duero es “para recargar” los embalses de cabecera del Tajo, ha lamentado que la propia Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación haya trasladado en encuentros con representantes de los agricultores que deben de cambiar su modelo productivo. Esto se ha interpretado como que el gobierno está diciendo ahora a los regantes que dejen de cultivar parte de sus tierras, lo que supone una circunstancia a la que se niegan rotundamente.