OPINIÓN

VÍDEO del monólogo de Carlos Alsina en Más de uno 04/03/2019

Camino del Miércoles de Ceniza, de la Cuaresma y de la Semana Santa mitinera. Este año sacan en procesión los partidos a sus líderes respectivos.

Carlos Alsina | @carlos__alsina

Madrid | 04.03.2019 08:17

Todos dejándose la piel por nosotros, los ciudadanos votantes.

• Todos sabiendo cuáles son nuestras preocupaciones verdaderas.

• Todos prometiéndonos un país más próspero, más seguro, más libre, más tolerante pero sólo si ellos gobiernan.

• Todos limpios, todos transparentes, todos dialogantes. Y todos feministas, salvo Vox.

Es tiempo de mujeres. Es tiempo de hombres, cinco, que aspiran a presidir el gobierno después de las elecciones generales (un hombre lidera el PSOE, un hombre lidera el PP, un hombre lidera Ciudadanos, un hombre lidera Podemos,un hombre lidera Vox, un hombre lidera Esquerra Republicana, un hombre el PDeCAT, un hombre el PNV), y sobre todo, es tiempo de propaganda. Toda la que usted imagine y un poco más.

Estamos en la víspera de la disolución de las Cortes. Mañana firma el Rey Felipe el decreto que le propone Pedro Sánchez. Pedro Sánchez, el Rey. De los decretos. Nunca hubo un presidente más suelto a la hora de evitarse la tramitación normal de las leyes y recurrir al truco del decreto. El gobierno lo aprueba y que las Cortes se lo convaliden. Esta forma de gobernar que cuando estaba Rajoy le parecía tan aborrecible.

Le cogió gusto el presidente al decreto ley e incluso con las Cortes ya disueltas (y el Parlamento en miniatura) seguirá intentando gobernar de esta manera tan chusca. Este fin de semana hizo trampas el ministro Ábalos, incansable en su labor evangelizadora, es decir, mitinera. Sobre esto de gobernar abusando del decreto-ley toda la defensa que se le ocurrió es que el de antes también lo hizo. Floja defensa de quien prometió precisamente no gobernar como el de antes.

Pues hombre, Ábalos, aparte de esto de hacer ahora lo que uno antes criticaba (el de antes no puede, pero nosotros sí) es que lo de Rajoy con las Cortes disueltas no eran decretos leyes sino decretos a secas. Es decir, que antes ha aprobado el Congreso una norma que delega en el gobierno determinadas materias. No es el caso de la legislación laboral o de la legislación sobre alquileres. Que el gobierno quiere ejecutar ahora a la carrera, y tirando de decreto, pero que el nuevo Parlamento que salga de las urnas podría deshacer de nuevo. Esta cosa tan nuestra de que el Parlamento que llega se ocupa, esencialmente, de desmontar lo que aprobó el Parlamento de antes. Hoy, a las nueve, el gobierno informa, en la Casa de América —y con la ministra presente— los datos del paro y la Seguridad Social de febrero. Viene celebrando el gobierno que la tasa de paro continúe menguando y que se siga creando empleo, pero a la vez quiere cambiar por decreto una parte de la legislación laboral. Sólo una parte. Ya renunció a derogar toda la reforma del PP porque incluso las ministras admiten que a esa reforma cabe atribuirle el hecho de que la tasa de paro esté bajando desde 2013.

Desde esta semana hay juicio en el Tribunal Supremo también los lunes. Aprovechando el calendario para intentar concluir la vista para Semana Santa.

Hoy ya sí va Torrent. El presidente del Parlamento catalán que la semana pasada faltó porque —ya es mala suerte— le citaron un día raro. Raro porque había sesión en el Parlamento que preside, donde la actividad brilla por su ausencia y donde el gobierno del señor Torra persevera en su fracaso para tener nuevos Presupuestos. Sánchez tomó posesión en junio y ha visto naufragar su Presupuesto en febrero. Torra tomó posesión en junio y, en su caso, el Presupuesto ni está ni se le espera.

Roger Torrent era en octubre de 2017 el portavoz del grupo parlamentario de Junqueras. Un activista de primera línea en favor de la autodeterminación, el referéndum ilícito y la proclamación de la República. De la cuerda de Marta Rovira, aquellos que se pusieron tensos cuando vieron a Puigdemont prometiéndole a Urkullu elecciones anticipadas y le dieron la brasa para que declarara ya la independencia. Torrent votó sacando pecho en aquella sesión parlamentaria a la que sólo se quedaron los independentistas y en la que pusieron una urna para que no pudiera probarse qué había votado cada uno.

Tres meses después hablamos con él en este programa y seguía sin querer decir abiertamente lo que había votado.

Hoy, si lo desea, podrá redimirse de aquel ejercicio de escapismo proclamando a los cuatro vientos que sí, que él votó a favor de la proclamación de independencia porque después de todo, ¿cómo era?, no tenía ninguna consecuencia jurídica ni pretendía, de verdad, que pasara nada concreto. Todo era pura política y puramente simbólico. Por eso votaron en urna y Torrent se tapó sabiendo que no lo era.

Además, en el juicio y para hoy, empiezan a declarar los subordinados de Sáenz de Santamaría y Zoido. Si el ex ministro del Interior dijo la semana pasada que él no daba las instrucciones sobre el despliegue de policía nacional ni antes ni durante el primero de octubre…

…hoy se le preguntará a su segundo, Juan Antonio Nieto, si acaso era él quien tomaba esas decisiones. Si la ex vicepresidenta dijo que a ella quien le informaba de cómo estaban las cosas era el delegado del gobierno Millo

…hoy se le preguntará a Millo quién le informaba a él y en qué basaba su criterio para recomendar una u otra cosa. Millo, que fue quien habló directamente (y más de una vez) con miembros del gobierno catalán y con Jordi Sánchez. Con este último, en concreto, del orden público y las manifestaciones. La defensa de Joaquim Forn, ex consejero de Interior procesado por rebelión, intenta convencer al tribunal de que no está probado que su defendido ordenara a los Mossos d'Esquadra que contribuyeran a la insurrección desobedeciendo las órdenes judiciales. Mañana llegará uno de los testimonios más esperados de este juicio: Diego López de los Cobos. Coronel de la Guardia Civil, asesor de varios ministros de colores políticos distintos, y encargado por la fiscalía superior de Cataluña de coordinar a los cuerpos policiales para que el referéndum no llegara a realizarse. El coronel ya declaró en la fase de instrucción y sostuvo que los Mossos d'Esquadra no sólo no hicieron su parte del trabajo, sino que sabotearon la tarea de policía y guardia civil. Su operativo fue diseñado intencionadamente, dijo, con ese objetivo. Mañana se reafirmará en el testimonio. Sólo que esta vez podremos escuchárselo todos de viva voz.