Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN MÁS DE UNO

Rubén Amón indulta a San Valentín: "El santo impostor"

No creyendo en el amor, me parece que San Valentín es el santo idóneo para celebrarlo, el amor porque es un santo impostor. Lo entendió mejor que nadie Al Capone con su matanza catártica. Ya sé que me estoy metiendo en el terreno de tu santoral, doctor Alsina, pero sucede que la Iglesia desalojó a San Valentín del santoral ortodoxo.

ondacero.es | Rubén Amón
Madrid | 14/02/2020

¿Una coincidencia? ¿O un presagio de mi incredulidad hacia el amor? San Valentín se ha convertido en el patrón de la cursilería y en un incentivo comercial bastante obsceno al que profesan mucha devoción las nuevas parejas y ninguna las antiguas.

No está claro que existiera, ni el amor, ni San Valentín. De hecho, las leyendas le atribuyen haber nacido en épocas distintas y lugares diferentes, razón por la cual sus reliquias proliferan en demasiados lugares. Cráneos, fémures, costillas. De reunirse todas ellas, podríamos reconstruir una escena de cadáveres andantes en la sede de Ciudadanos o en la ejecutiva de Podemos que iba a tomar los cielos en Vistalegre y se ha ido a tomar...

Hablando de populismo, Francisco, el papa papulista, rehabilitó en 2014 la conveniencia del culto al santo. No oficialmente, pero sí extraoficialmente, pues cualquier argumento de repesca de fieles se antoja válido en la crisis del catolicismo. Incluidas las fiestas que mezclan la fe, la superstición y el consumismo.

Y San Valentín es un santo poco exigente. Más que una figura divina es un afrodisiaco, la contraseña de una noche de hedonismo, un altar de las tiendas de lencería, un menú de restaurante pretencioso, un aliado trágico del romanticismo pastelero. Pongamos de fondo una balada de Bustamante. Y unos aforismos de Coelho.

Proviene la reputación de San Valentín de la valentía con que casaba a los soldados romanos en el campo de batalla. Estaba prohibido hacerlo porque el amor con Venus los alejaba de los deberes con Marte, de forma que el emperador Claudio el Gótico dispuso decapitarlo en el siglo III, ignorando que el fantasma -vaya fantasma- iba a perseguirnos 18 siglos después en una fiesta de casquería. El verdadero martirio de San Valentín ha sido el póstumo.