OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "ERC se ha apuntado al Black Friday y espera conseguir una mesa de negociación a precio de ganga"

Hay tres vídeos que seguramente usted ha visto ya. Y que dan para darle una vuelta a las cosas que nos pasan.

Carlos Alsina

Madrid | 26.11.2019 08:12

· El primero corresponde al rescate (muy apurado) de dos niños cerca de Lampedusa. Una niña de un año y un crío que tendrá tres o cuatro.

Se ve a los agentes de la guardia costera italiana lanzando salvavidas al mar, donde varias decenas de personas, empapadas en el mar revuelto, pelean por mantenerse a flote lo suficiente para poder ser rescatadas. Un hombre es el primero en ser subido al barco de salvamento con un niño pequeño que lleva un chubasquero de color caramelo. Luego el vídeo cambia: ahora se está grabando no desde el barco sino desde la lancha que se abre paso entre el grupo de personas que flotan para llevar a toda prisa hasta el barco a un niña aún más pequeña: la oímos llorar y sólo la vemos cuando de un tirón la suben a bordo los guardacostas, embutida en su chubasquero malva. El agua salpica la cámara e imaginamos (porque ahí termina el vídeo) que se vuelve la lancha a donde el grupo a seguir rescatando menores. Los niños, primero. En total fueron tres los niños, trece las mujeres, 133 los hombres que salvamento marítimo pudo sacar del agua, en Lampedusa, el sábado. Cinco murieron antes de ser desembarcados. A quince se cree que se los tragó el Mediterráneo. El cementerio del Mediterráneo.

· El segundo vídeo recoge una escena en el ayuntamiento de Madrid. El momento en que una mujer de nombre Nadia, inmigrante residente en España desde hace años y hermana de una víctima de maltrato, se acerca en su silla de ruedas a afearle al portavoz de Vox Ortega Smith que hubiera soltado un mitin sobre la ideología de Vox (que no la ideología de género) en el acto del Día sobre la Violencia contra las Mujeres.

La mujer recriminándole su intervención y Ortega Smith evitando mirarla. Antes había soltado él en la tribuna ese estribillo que dice que no es que a Vox le parezca mal que se proteja a las mujeres víctimas de hombres, es que le preocupa mucho la desprotección en que eso deja al resto de las relaciones posibles: los hombres maltratados por hombres, que según Vox no tienen ley que les defienda; las mujeres maltratadas por mujeres, que según Vox sufren la impunidad de sus maltratadoras; los ancianos maltratados por sus familias, que según Vox no tienen ley a la que acogerse. La distorsión de que ha hecho norma el partido de Abascal. Aprobar medidas destinadas a proteger a un grupo de personas determinadas equivale, según Vox, no a proteger mejor, sino a dejar desprotegidas al resto. A dar impunidad al resto de maltratadores. Nada nuevo en un partido que pregona que si usted se defiende en su casa de un asaltante, él se va de rositas y a usted le caen veinte años. Pídale a Ortega Smith, abogado, que le cite un caso en el que eso haya sucedido y responderá lo mismo que le respondió ayer al alcalde de Madrid cuando éste le pidió que concretara cuál de las medidas municipales contra el maltrato le parece equivocada.

O sea, que no sabe. Porque a Vox cuando se le saca del argumentario y las frases facilonas le pasa esto.

· El tercer vídeo es del ayuntamiento de Barcelona. Producciones Colau presenta. Salen tres adolescentes en un parque. Dos de ellos hablan entre sí, en español, mientras el tercero finge que no oye nada. Los que hablan en español hacen co-mentarios groseros sobre una foto que les ha enviado un tal Manu.

Y el que reacciona y se lo recrimina habla en catalán. (Sigue el vídeo) Bueno, en realidad imagina lo que les debería decir a estos machistas castellanohablantes. Pero sólo lo imagina porque el que habla catalán esta cargado de buenas intenciones pero es un poco cobardón y no dice res. ¿Es casualidad que los groseros hablen español y el educado hable catalán? Por alguna extraña razón que la alcaldesa no alcanzará, seguro, a entender, a mucha gente le ha parecido que no, que no tiene nada de casual.

Esquerra Republicana se ha apuntado al Black Friday y espera conseguir una mesa de negociación para la autodeterminación a precio de ganga. Con la bendición de una militancia (que votó lo que de ella se esperaba que votara) ya tiene pista libre Oriol Junqueras, desde su celda, para teledirigir la negociación con Pedro Sánchez. Habrá anuncio de una negociación entre el gobierno central y el gobierno autonómico catalán, a la manera de Pedralbes, si es que Sánchez persevera en su plan para ser investido con la aquiscencia (y las cesiones correspondientes) al partido independentista. Tanto Esquerra como su socio en el gobierno catalán, que son los puigdemones, subrayan mucho esto de de que debe ser una negociación entre iguales.

De igual a igual. De gobierno de una nación, la española, a gobierno de otra nación distinta, la catalana. La primera de las condiciones que ponen es ya una forma de exigir que se trague con sus planteamientos.

Pero ya ha dicho Carmen Calvo que ella ve disposición de Esquerra para ayudar a la investidura. Ahora se le llama ayudar. Desinteresadamente, seguro. A la negociación le pondrán cara, sólo para la prensa, Adriana Lastra y Marta Vilalta, la número dos del PSOE y la número tres de Esquerra en ausencia de la dos que está fugada. El uno cumple condena. Esta primera reunión será el jueves, vispera del Black Friday y día de Acción de Gracias. ‘Gracias, Pedro, por habernos devuelto la ilusión de hacer posible lo nuestro’.

También te interesa...

Monólogo de Alsina: "Viendo cómo avanza esta negociación cabe decir que es una sucesión de cesiones de Sánchez"

VOTA por el mejor monólogo de Carlos Alsina de la temporada 2018/2019