OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "¿Pro ruso o pro Usa?"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre la tensión en la frontera con Ucrania ante el despliegue militar de Rusia y el aviso de la OTAN de responder a los ataques de Putin.

Carlos Alsina

Madrid | 21.01.2022 10:25 (Publicado 21.01.2022 08:35)

Decíamos ayer. A esta hora les pedía perdón por amargarles el comienzo del jueves mencionando que a ver si salimos de una pandemia y nos metemos en una guerra. La de Ucrania.

Bueno, guerra no hay. Riesgo de que la haya, pues sí. Existe el riesgo. Cuando tienes decenas de miles de soldados en la frontera entre dos países cuyos gobiernos no se pueden ni ver, el peligro de que cualquier incidente acaba desencadenando una guerra, en efecto, existe. Y siendo Putin uno de los actores, con el precedente de lo que sucedió en Crimea hace ocho años, descartar no se puede descartar nada. Pero aún no han entrado en Ucrania los tanques y habrá que confiar en que no entren.

"Usted, ciudadano español, vaya tomando postura preventiva"

Ahora bien, usted ciudadano español que me escucha y que ya sabe cómo se despachan aquí los debates, vaya tomando postura preventiva. Mójese: ¿va usted con Biden o con Putin? ¿Con Estados Unidos o con Rusia? ¿Es usted OTAN o anti OTAN? ¿Ama la paz o le gustan las guerras, belicista pro yankee?

No, no se va a librar de elegir bando. En España hay que tener claro con quién va uno desde buena mañana y más aún si estamos en puertas de una guerra. Ya, ya, aunque no haya. Militancia preventiva. ¿Pro ruso o pro Usa? ¿Dónde está usted? Cuanto más simple todo, mucho mejor. Que los matices devalúan las pancartas.

Ya hay activistas maduritos desempolvando las chapas y los eslóganes de la guerra de Iraq. Poco les ha durado a algunos la devoción por Biden

Ya hay activistas maduritos desempolvando las chapas y los eslóganes de la guerra de Iraq. Contra Bush vivíamos mejor y, encima, éramos más jóvenes. Poco les ha durado a algunos la devoción por Joe Biden. El hombre que hace un año tumbó a Trump y salvó al mundo del populismo autoritario. Biden el moderado, el sensato, el demócrata. El amante de la paz.

Ah, pero ahora Biden advierte de que la invasión rusa de Ucrania tendría respuesta militar de la OTAN y ya sale el diputado gubernamental Pisarello a decir que ésta es la típica bravuconada belicista de los Estados Unidos. Qué ganas de guerra tienen siempre estos americanos, eh.

No hay guerra en Ucrania pero la hay en el Gobierno de coalición

Aún no hay guerra en Ucrania pero ya hay guerra, enésima, en el Gobierno de coalición que dirige España. Cuando no es por las macrogranjas es por la fragata Blas de Lezo.

Ya ha empezado Podemos a imputar a su compadre socialista exceso de ardor guerrero. En rigor, lo único nuevo que hubo ayer en lo que se refiere a la posición española sobre Ucrania es que la ministra de Defensa recordó que la OTAN somos también nosotros. Y que en las operaciones militares de la OTAN, en Lituania, en Bulgaria, en el Mar Negro, estamos ya implicados y dispuestos a seguir estándolo. No es nuevo que haya aviones españoles en Lituania, ni que haya buques españoles en el Mar Negro. Porque no es nuevo que España forme parte de la OTAN.

A Podemos le ha parecido imprescindible hacer saber que discrepa

Lo que Robles contó ayer es que en caso de que la OTAN amplíe la misión con aviones en Bulgaria, pues estamos dispuestos a participar también ahí. Y en lugar de esperar al mes que viene para enviar la fragata Blas de Lezo al Mar Negro, pues la enviamos ahora.

Tampoco es que el anuncio ponga la posición de nuestro país patas arriba, ¿verdad?, pero a Podemos le ha parecido imprescindible hacer saber que discrepa. De los aviones, las fragatas, la OTAN, Biden y Margarita. No vaya a parecer que estamos por declararle la guerra a Putin y a Ione Belarra disfruta agarrando el fusil.

Para Podemos, avisar a Putin de que la OTAN no se va a quedar silbando es un ejemplo de servilismo a Washington

Para Podemos, avisar a Putin de que si él tiene cien mil soldados en la puerta de Ucrania la OTAN no se va a quedar silbando es un ejemplo de servilismo a Washington. Y una forma de enemistarnos con el afable gobierno ruso que, al fin y al cabo, sólo está defendiéndose de una agresión. ¿Qué agresión? La de Ucrania, pretendiendo entrar en la OTAN. Dices: ¿pero Ucrania no tiene derecho a decidir lo que quiera hacer con su vida? Pues hombre, la ministra Robles dice que sí.

Pero en Podemos dicen que llevar la OTAN hasta la misma puerta de Rusia es una provocación. Los ucranianos, que van provocando. Qué va a hacer Putin sino reaccionar exhibiendo músculo y sembrando de uniformados la frontera. Total, ya se quedó hace ocho años con Crimea por la vía de la invasión y sin que nadie le opusiera resistencia. Si aquello fue un tanteo, visto el resultado es natural que sueñe con rematar la faena.

Ante la crisis internacional más grave de los últimos tiempos, al presidente socialista del Gobierno no le apoyan los ministros morados de su Gobierno

Ante la crisis internacional más grave de los últimos tiempos, al presidente socialista del Gobierno no le apoyan los ministros morados de su Gobierno. Pero sí le apoya el primer partido de la oposición, al que Sánchez en esto no podrá llamar negacionista porque, en esto, no le está negando su apoyo.

Andan las alianzas políticas en España desdibujándose. Casado al lado de Sánchez frente a Putin mientras Podemos le hace oposición al presidente y le da réplica a Margarita Robles.

Reaparece Adriana Lastra. Nada puede salir mal

Ciudadanos ofreciéndose para convalidarle la reforma laboral al Gobierno mientras los socios habituales le desmontan a Yolanda Díaz su formidable campaña de autopromoción y propaganda.

Y en medio de todo, reaparece Adriana Lastra, la mujer que le firmó a Bildu la promesa de no dejar en pie ni las raspas de la reforma laboral de Rajoy y a quien ahora encomienda Sánchez la tarea de volver a camelárselos. Lastra al rescate. Nada puede salir mal.