Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

José Ramón de la Morena: "El Mirandés soltó un trueno anoche metiéndose de nuevo en las semifinales de la Copa del Rey"

En mitad de la tormenta del Barça, el Mirandés soltó un trueno anoche metiéndose de nuevo en las semifinales de la Copa del Rey, se llevó por delante al Villarreal con un 4-2 rotundo, en un campo pequeño, que ni tan siquiera se llenó, o sea que no fue un ambiente que acobardase.

José Ramón de la Morena
  Madrid | 06/02/2020

Y el Villarreal quiso, lo intentó, porque se jugaban algo importante, ni más ni menos que esas semifinales a doble partido, pero el Mirandés quiso más, fue una gran carrera de más de 90 minutos a ver quién corría y quién peleaba más por el balón, y ese fue el Mirandés. Se vaciaron totalmente, hasta la extenuación, y lo hicieron de una manera tan heroica, que a mí me resultó admirable, y supongo que les costará algún punto en la liga de segunda el próximo partido, porque fue un esfuerzo brutal.

Y esta noche la traca final de las eliminatorias de cuartos. A las siete en el Bernabéu, la Real contra el Madrid, esa Real moderna de Odegard, Portu e Isak que está haciendo una gran temporada, frente a ese Madrid en el que Zidane ayer no convocó nuevamente a Bale, porque sabe que necesitará futbolistas que le garanticen la entrega total.

Y después, a las 21.00, en Bilbao, el Athletic frente al Barça, ese Barça con fiebre de cabreos entre el vestuario capitaneado por Messi, y la planta noble del presidente Bartomeu, que representa Abidal, el director deportivo que ha encendido la mecha que provocó la explosión de Messi antes de anoche. Abidal seguro que no dijo más que lo que ha oído a su presidente decir en privado, pero eso ahora lo va a tener que defender él solo, no va a encontrar a nadie que lo respalde ni lo proteja. Cuando habla Messi, nadie se atreve a responder, y si además lleva razón, como es el caso, aún menos. Vienen cuestas Bartomeu.