ENTREVISTA EN MÁS DE UNO

Esto es lo que durará la erupción volcánica en La Palma según un experto geólogo

José Mangas, catedrático de geología en La Palma, advierte de los peligros que se producirán si la lava llega al mar e insiste en que se trata de "una catástrofe a nivel insular".

ondacero.es

Madrid | 21.09.2021 09:47 (Publicado 21.09.2021 09:42)

Tanto La Palma como el Hierro son islas volcánicas que están encima del punto caliente de Canarias, por lo que, según las estadísticas históricas, cada 30 o 40 años es probable que se produzcan erupciones. "Los canarios estamos acostumbrados a tener este fenómeno volcánico", dice José Mangas, catedrático de geología, que explica que, en épocas anteriores estas erupciones volcánicas eran sinónimo de pobreza, hambruna y emigración a otros países.

¿Cómo cambiará la topografía de La Palma?

Aunque no se sabe con certeza cuál será la imagen final que adquirirá La Palma tras esta erupción, José Mangas adelanta que en la zona de emisión se creará uno o varios conos volcánicos de cientos de metros de altura. Además, los piroclastos se extenderán a lo largo de varios kilómetros cuadrados, lo que impedirá que se cultive en ese terreno. También, las cenizas del volcán, si salen a la atmósfera, es probable que lleguen a África y a Europa.

¿Cuánto durará la erupción volcánica?

Las seis erupciones históricas registradas en la isla de La Palma han tenido diferente duración. Durante el siglo XX, una duró 25 días y la otra 33 días. Sin embargo, en el siglo XVII las erupciones duraron 50 días, y en el siglo XVI su duración fue de 90 días, unos tres meses.

Por tanto, aún es pronto para que los científicos e investigadores puedan calcular la duración exacta de esta erupción, pero José Mangas advierte de que puede prolongarse durante varios meses. "Esto es catastrófico. La gente de La Palma va a necesitar ayuda nacional porque esto va a ser una catástrofe a nivel insular", sostiene el vulcanólogo.

¿Qué ocurrirá si la lava llega al mar?

Cuando la lava sale del cráter volcánico se encuentra a una temperatura de 1.200 grados y está produciendo una columna eruptiva de gases de menos de 5 kilómetros. Asimismo, la lava que se desplaza por las laderas de Cumbre Vieja puede alcanzar los 900 o 1.000 grados. "Esto engulle las casas, quema los árboles y arrasa las plantaciones", comenta José Mangas sobre el gran cambio topográfico que se va a producir en la isla. "Es algo monstruoso que en Canarias va a producir mucha tristeza y mucha pobreza", insiste.

Si la colada llega al mar, se va a producir una evaporación del agua del mar, con grandes nubes de vapor de agua. Además, esto irá unido a la producción de gases tóxicos como ácido carbónico, ácido clorhídrico, ácido sulfhídrico, CO2, etc. "Cuando las erupciones llegan al mar hay que tener cuidado porque los ácidos entran por las vías respiratorias", explica el geólogo sobre lo peligroso de este espectáculo natural.

Actualmente el volcán lanza al aire toneladas de gases magmáticos que suponen un riesgo para la salud como compuestos del carbono, azufre y del cloro. "Esto no es una broma, tiene un riesgo tremendo y va a haber una cantidad de gente afectada inimaginable", alerta José Mangas sobre las consecuencias.