Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUBLICADO POR THE GUARDIAN

Las normas para el sexo en un piso compartido

El diario The Guardian ha publicado un artículo que se ha hecho viral, en el que pide crear una carta magna para poder tener sexo en los pisos compartidos, bajo el título, ‘Las normas para el sexo en un piso compartido’. En Reino Unido son muchos los que viven en pisos compartidos. Por eso el diario propone crear esta constitución con siete normas básicas.

ondacero.es
  Madrid | 03/12/2019

1. Novios. Dormir sí, vivir no. Esta norma es muy importante porque a menudo las parejas de los habitantes de la casa se comportan como si estuvieran en un Bed and Breakfast o en una mansión con criados. (No recogen nada, no limpian ni un plato, no rellenan la nevera, hacen su vida en espacios comunes…). Es decir, trae a tu novio, sí, pero que eso no se convierta en costumbre. Y si se queda, que colabore. Número dos.

2. Evitar las muestra de afecto desmedido en los espacios comunes. Los espacios comunes son para comer o para ver la tele. Nada de arrumacos en el sofá ocupando las tres plazas. Para algo tienen su propia habitación

3. Poner el sonido en modo avión. Esta regla no habla de poner el móvil en silencio, sino de tener relaciones en modo avión, es decir, no hace falta que se entere todo el piso de que allí está pasando algo. Número cuatro.

4. Las puertas cerradas son sagradas. Esta norma se explica sola. Si la puerta está cerrada hay que respetarla, aunque en su interior se esconda un cadáver. Número cinco.

5. Ojo con los chats eróticos. A menudo no es que venga el novio a casa, sino que está a 3.000 kilómetros y entra por Skype. Esta periodista recuerda que las conversaciones por Skype también se escuchan y se ven. Número 6.

6. Las notas informativas son bienvenidas. Es un acto de deportividad y de buena convivencia avisar de que mañana por la noche vendrá José a cenar. Número siete.

7. Como última opción, siempre está el hotel. Si ese día hay más gente de lo habitual en la casa y os entra el calentón, se informa de la existencia de hoteles por horas.