Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En Buenas Manos

Las varices, aquí y ahora

La Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) ha promovido un estudio que muestra que la presencia de una patología venosa empeora alrededor de un tercio el bienestar de los pacientes. El estudio, realizado a través de una muestra de más de 1.500 pacientes, analiza el impacto que las IVC, así se ha podido observar que la mitad de la población adulta española sufre algún síntoma de insuficiencia venosa crónica (IVC), un síndrome que se caracteriza por una anomalía del retorno venoso en la que la sangre venosa fluye en sentido opuesto al normal.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 05/10/2012

La Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) ha promovido un estudio que muestra que la presencia de una patología venosa empeora alrededor de un tercio el bienestar de los pacientes. El estudio, realizado a través de una muestra de más de 1.500 pacientes, analiza el impacto que las IVC, así se ha podido observar que la mitad de la población adulta española sufre algún síntoma de insuficiencia venosa crónica (IVC), un síndrome que se caracteriza por una anomalía del retorno venoso en la que la sangre venosa fluye en sentido opuesto al normal. Y que, como explica el presidente de esta asociación, el profesor Francisco Lozano, tiene un importante impacto socioeconómico, puesto que consume alrededor del 2 por ciento del presupuesto sanitario nacional. "Este estudio nos permite obtener una radiografía de la situación actual de los pacientes con IVC, lo que ayuda al profesional a mejorar su diagnóstico y tratamiento", comenta el profesor Lozano.Sin embargo, los expertos denuncian que pese a su prevalencia, tres de cada cuatro pacientes con IVC no están tratados, lo que complica gravemente la progresión en un futuro. Tal como explica el presidente de la SEACV, "la IVC es una enfermedad evolutiva que al principio presenta síntomas más o menos llamativos como, por ejemplo, pesadez en las piernas o calambres, pero que si no recibe un tratamiento adecuado, a los diez años puede desencadenar la aparición de varices con diversas complicaciones o evolucionar hasta la aparición de alteraciones tróficas o la ulceración de la piel". Promover hábitos saludables es uno de los principales consejos que dan los especialistas para prevenir la aparición de IVC. En este sentido, los expertos recomiendan practicar ejercicio suave diariamente; cuidar los hábitos de higiene; evitar el exceso de peso y seguir una dieta equilibrada; no abusar de la sal, el café, alcohol y tabaco; ni llevar ropa muy ajustada ni un calzado demasiado plano o abierto.Me llamó la atención saber que en 25 años se han dispensado 31 millones de unidades de hidrosmina (venosmil), ese flavonoide de Faes que tanto alivio ha dado a la pesadez de piernas. Porque cuando la cosa es quirúrgica hay que recurrir a la fibroesclerosis con microespuma ecoguiada, la safenectomía, la flebectomía ambulatoria o la ablación venosa endovascular mediante láser o radiofrecuencia.