Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En Buenas Manos

Premio Severo Ochoa

Premio Severo Ochoa de Investigación Biomédica que otorga la Fundación Ferrer Investigación, por su trabajo en el campo de las neoplasias linfoides, este Catedrático de Anatomía Patológica del Hospital Clínic de Barcelona

Dr. Bartolomé Beltrán | La Razón | 28/05/2012

Elías Campos era el premiado, pero más allá de recibir el Premio Severo Ochoa de Investigación Biomédica que otorga la Fundación Ferrer Investigación, por su trabajo en el campo de las neoplasias linfoides, este Catedrático de Anatomía Patológica del Hospital Clínic de Barcelona se adentró en mi corazón más médico y supongo que en el resto de los asistentes al acto por su manera de entender con nitidez su noble posición de clínico y de investigador. Sus palabras en las que matizó de cómo la biología molecular y la anatomía patológica coincidían en su trabajo diario, ajustó ante los asistentes la precisión de su manera de transitar en el apasionante mundo de los mecanismos genéticos y moleculares en la patogénesis de las neoplasias linfoides.He leído trabajos suyos compartidos con Olga Balagué y Lluis Colomo sobre el “Linfoma de células del manto” y me ha parecido que el enorme calado de sus investigaciones coincide con el gran angular sociológico por el que no pierden de vista jamás el objetivo final de sus trabajos que consiste en que sus hallazgos sean útiles para curar a los pacientes. La clínica bascula en el centro de gravedad de su interés y el de sus colaboradores por la investigación. Autoridad mundial en su ámbito de la hematopatología, es lógico que se interesara por ese subtipo de linfoma no Hodgkin de fenotipo B que representa entre un 2.5 y un 10 por ciento de todos los linfomas. Ocurren en individuos de edad avanzada con una media de 60 años y, sobre todo, varones.Elías Campo, en definitiva, trabaja para la supervivencia media de los pacientes diagnosticados de patologías linfoides. Ferrer se ha dado cuenta, lo saben, y le han premiado. Y yo me alegro porque a veces los premios se ajustan al guion de la excelencia. Seguro.