Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En Buenas Manos

EL ESPECTRO AUTISTA Y LA ENERGÍA Q10

En la síntesis celular, la estructura anular de la Q10 viene de la tirosina, mientras que su estructura carbónica fundamental se forma mediante el camino del mevalonato. La síntesis de la Q10 tiene lugar bajo el control de varios sistemas enzimáticos.

 

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 27/06/2013

La coenzima Q10 es sintetizada en el cuerpo humano. Kishi estimó que hasta dos tercios del contenido de coenzima Q10 en plasma procedía de la dieta. Los alimentos que tienen el mayor contenido de coenzima Q10 incluyen las verduras de hojas verdes, como, por ejemplo, el brócoli y las espinacas, las nueces, los crustáceos y la carne, especialmente la casquería. En la síntesis celular, la estructura anular de la Q10 viene de la tirosina, mientras que su estructura carbónica fundamental se forma mediante el camino del mevalonato. La síntesis de la Q10 tiene lugar bajo el control de varios sistemas enzimáticos.

Estuve en una mesa redonda en el COM de Barcelona sobre “La implicación vital de la coenzima Q10 y las diferentes funciones y patologías de nuestro organismo”. Fue fácil aprender puesto que nos lo contaron el biólogo celular, Plácido Navas, el especialista en enfermedades metabólicas de Sant Joan de Déu, Rafael Artuch, el responsable del Departamento de Investigación del CAR, Franchek Drobnic, y la experta en antienvejecimiento, la doctora Inma González. Así que pronto les contaré lo que aportaron estos expertos que tienen en el Profesor Navas una referencia básica y fundamental.

Por otra parte me inquieta el Trastorno del Espectro Autista (TEA). Este término fue empleado por primera vez por Lorna Wing y Judith Gould en el año 1979. Wing expuso en 1988 que las personas con este espectro presentan trastorno en las capacidades de reconocimiento social, trastorno en las capacidades de comunicación social y patrones repetitivos de actividad, tendencia y dificultades de imaginación social. El drama consiste en que a diferencia de otras patologías los TEA pueden ser difíciles de diagnosticar, ya que no existen pruebas médicas ni analítica de sangre para poder precisar estas patologías. Los especialistas se ven obligados a evaluar la conducta del niño y su desarrollo. Este tipo de trastornos del desarrollo concurren en muchas ocasiones con alteraciones psiquiátricas, neurológicas, cromosómicas y genéticas.

La Profesora Marion Leboyer, del Departamento de Genética y Genética Psiquiátrica de la Universidad de París ha indicado que todos estos trastornos neurológicos del desarrollo se caracterizan por deficits variables en las habilidades de comunicación, interacción social y patrones restringidos, repetitivos y estereotipados de intereses y actividades.

Leboyer dice que las señales de alarma de los TEA, como síntomas sociales, déficits en la comunicación y comportamientos repetitivos, han de considerarse razón suficiente para acudir a un especialista para que evalúe al niño. Cuanto antes se diagnostique el trastorno, antes se podrá ayudar al niño con la aplicación de intervenciones terapéuticas.

Así pues detrás de estos niños que no miran a su madre, que los padres dudan si son ciegos o sordos, que no buscan contacto con otras personas, que no se dejan acurrucar o bien que tienen problemas del lenguaje verbal y no verbal, hay una gran investigación en el campo de la genética y de la neuroimagen. Seguro.