Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

De cómo protegerse de la varicela

La varicela es una enfermedad viral que se caracteriza por la aparición en la piel de varios brotes de lesiones típicas, formadas por pequeñas pápulas que se transforman en vesículas (con contenido líquido) y que al secarse forman costras. En la mayoría de los casos, hasta el 90 por ciento, aparece en niños menores de diez años, siendo una enfermedad altamente contagiosa. De ahí que la prevención en edades tempranas sea critica.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 18/07/2018 a las 13:18 horas

Las limitaciones de acceso a la vacuna frente a la varicela seguidas de la decisión de situar la edad de vacunación a los doce años para aquellos niños que no hayan pasado la enfermedad han provocado un aumento de los casos de varicela en 2014. A cierre de 2014 se registraron 13.274 casos más de varicela frente a 2013. La varicela es una enfermedad viral que se caracteriza por la aparición en la piel de varios brotes de lesiones típicas, formadas por pequeñas pápulas que se transforman en vesículas (con contenido líquido) y que al secarse forman costras. En la mayoría de los casos, hasta el 90 por ciento, aparece en niños menores de diez años, siendo una enfermedad altamente contagiosa. De ahí que la prevención en edades tempranas sea critica.Se propaga por contacto directo o a través del aire. El virus se encuentra en las vesículas y los pacientes son infecciosos desde un día antes de la aparición de las lesiones en la piel hasta que todas las lesiones han formado costra (7-8 días).Sabemos que el periodo de incubación varía entre 7 y 21 días. Luego aparece el exantema específico, caracterizado por pequeñas pápulas rojas que casi inmediatamente se transforman en vesículas claras sobre una base rojiza (eritematosa). A las 24 horas éstas se rompen y se transforman en costras. Las lesiones aparecen primero en el tronco, extendiéndose después a la cara y al cuero cabelludo.  Casi siempre aparece un picor (prurito) muy intenso que hace que el niño desee rascarse. Es importante evitar el rascado de estas lesiones porque pueden dejar cicatrices. La gravedad de la enfermedad puede variar desde unas pocas lesiones y pocos signos de enfermedad sistémica, hasta muchos cientos de lesiones en la piel. La fiebre es elevada, puede oscilar entre los 39,5 y los 40 ºC.Aunque en principio se trata de una patología benigna, puede llegar a presentar complicaciones entre el 10 y el 15 por ciento de los casos.Su principal complicación es la infección de las lesiones cutáneas. No obstante, es posible la afectación del sistema nervioso central en forma de encefalitis post-infecciosa, que generalmente cursa con afectación cerebelosa. En la mayoría de los casos, las complicaciones dependen de la edad, ya que son más altas en niños menores de un año y en adultos.La vacunación es la herramienta preventiva que ha demostrado mayor efectividad en la protección frente al virus de la varicela zóster. En este sentido, cabe destacar que la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda la vacunación universal con dos dosis y siempre a partir de los doce meses de edad. El tratamiento de la varicela va dirigido a paliar los síntomas. Básicamente consiste en alivio del prurito, utilizando agentes antipruriginosos locales y sistémicos, así como sedación, si se requiere. Por otro lado, la fiebre deberá tratarse con antitérmicos. El aciclovir puede utilizarse si se presentan complicaciones. Es lo que hay. Seguro.