Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Adherencia al tratamiento y medicamentos

El centro de investigación en Economía de la Salud Weber y Farmaindustria acaban de presentar el informe “El valor del medicamento desde una perspectiva social”. Se trata de un estudio que tiene como objetivo dar una visión general sobre el valor económico, clínico y social que han aportado los medicamentos en las sociedades occidentales. Para ello, se sintetiza parte de la extensa evidencia científica publicada, mostrando ejemplos de las aportaciones que han supuesto los medicamentos más innovadores a lo largo del tiempo.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 23/03/2018

La industria farmacéutica es un sector industrial intensivo en tecnología y conocimiento que presenta además una serie de características propias que lo diferencian de otros sectores económicos.

El centro de investigación en Economía de la Salud Weber y Farmaindustria acaban de presentar el informe “El valor del medicamento desde una perspectiva social”. Se trata de un estudio que tiene como objetivo dar una visión general sobre el valor económico, clínico y social que han aportado los medicamentos en las sociedades occidentales. Para ello, se sintetiza parte de la extensa evidencia científica publicada, mostrando ejemplos de las aportaciones que han supuesto los medicamentos más innovadores a lo largo del tiempo.

En la presentación del informe participaron la directora general de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud, Encarnación Cruz, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnésy el presidente de la Fundación Weber, Álvaro Hidalgo.

Para el director General de Farmaindustria, Humberto Arnés, este documento constituye una noticia muy positiva para la industria farmacéutica, dado que la investigación y desarrollo de medicamentos se evidencia como un valor crítico para las personas. “Por supuesto, no acaba aquí nuestra responsabilidad. Implica también que ese trabajo de investigación y desarrollo se haga de acuerdo a las mejores prácticas que exige la sociedad y que el resultado, los medicamentos, lleguen a quienes los necesitan. Por ello, estamos concernidos con los desafíos de nuestro sistema sanitario, como puede ser la sostenibilidad, y con los nuevos mandatos sociales en materia de ética”, afirma Arnés.

La estructura del estudio se basa en tres capítulos centrales. El primero analiza el valor de la industria farmacéutica en términos de su contribución a la economía nacional, el segundo analiza el impacto que ha tenido la introducción de nuevos fármacos y mejoras en la adherencia sobre el ahorro en costes y el tercero revisa los efectos que ha producido la innovación farmacéutica sobre los resultados en salud y calidad de vida. Finalmente se incluye un breve resumen de los hallazgos encontrados en la revisión de la literatura y con las reflexiones más importantes.

Me llama la atención el análisis que se hace en el manual sobre la adherencia al tratamiento y el ahorro de costes. La adherencia al tratamiento es un elemento que también puede resultar de gran importancia en términos de ahorros en costes, especialmente para aquellos pacientes con enfermedades crónicas para los que la medicación constituye un componente clave de su tratamiento. En general, una adecuada adherencia al tratamiento favorece el éxito del mismo, mientras que en otros casos, además, reduce el riesgo de sufrir recaídas. Así, el mayor control de la enfermedad a menudo se traduce en un menor uso de los servicios sanitarios de urgencia y de las hospitalizaciones.

De hecho los nuevos medicamentos generan valor y ahorran costes a través de hay una mayor adherencia al tratamiento. El retorno de la inversión por paciente con adherencia mejorada es de 7,1 veces el gasto realizado en diabetes, de 5,1 en hipercolesterolemia y de 4 en el caso de la hipertensión. Seguro.