Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Tráfico multiplicará por cinco los controles de alcohol y drogas en las carreteras

La DGT calcula que el número de fallecidos en las carreteras se reduciría a la mitad si todos los conductores tuviesen tolerancia cero con estas sustancias. En lo que llevamos de año han muerto 396 personas, 4 más que en el mismo período de 2013. El repunte de fallecidos se podría deber al envejecimiento del parque automovilístico y al mayor consumo de cannabis

Pablo Landaluce | @PLandaluce  | Madrid  | Actualizado el 19/07/2018 a las 01:38 horas

Control alcoholemia

Control alcoholemia / Agencais

Aunque el 87,9% de la población no ha tomado ninguna sustancia psicoactiva cuando va a conducir, Tráfico denuncia que seguimos teniendo un problema grave con los conductores que sí consumen y cogen el vehículo. Según el informe Druid'13, en los 2.932 controles que se realizaron al azar el año pasado, el 12,1% de los conductores dio positivo por consumos recientes de drogas y/o alcohol. Si miramos al análisis pormenorizado, el 8,8% presentó consumo reciente de drogas con o sin haber bebido alcohol (las más frecuentes siguen siendo cannabis y cocaína). La DGT cree que la tolerancia cero con estas sustancias podría reducir el número de fallecidos en las carreteras en un mínimo de 960 personas y un máximo de 1.504. Si tenemos en cuenta que en 2012 murieron 1.903 personas, la siniestralidad podría caer, como mínimo, a la mitad. Por estos motivos, Tráfico multiplicará por cinco el número de controles a partir de la semana que viene y cambiará la metodología de los mismos.


La presencia del alcohol aumenta a medida que los datos se vuelven más exhaustivos. En esos controles realizados al azar en el marco del informe Druid, el 3,3% de los conductores dio positivo en alcohol. Si miramos a los 4.563 controles que hizo el año pasado la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, el porcentaje de positivos sube al 5,1%. Pero, si vamos a los datos del Instituto Nacional de Toxicología (que practicó pruebas de alcohol en sangre a 784 conductores fallecidos) el 28,9% había ingerido alcohol y, de ellos, el 65,2% dio niveles superiores a 1,2 gramos por litro de sangre, es decir, más del doble del límite permitido fijado en 0,5. Resulta llamativo otro dato del informe Druid'13. En los test que detectaron metadona, legalizada para su uso terapéutico, dieron positivo 133 conductores pero sólo un caso fue únicamente por metadona. El resto había consumido más sustancias.

La DGT liga el repunte de fallecidos a los vehículos viejos y a un posible aumento del consumo de cannabis

Según la DGT, a día de hoy han fallecido en las carreteras 396 personas, cuatro más que en el mismo período del año pasado. En este repunte de la siniestralidad pesan los malos resultados del mes de marzo (89 víctimas mortales frente a las 68 del año anterior). ¿A qué atribuir el aumento? Tráfico sospecha de dos factores. Primero, el envejecimiento del parque de vehículos, que tiene ya una edad media de 12 años frente a los 10 años que tenía el año pasado. El segundo es el mayor consumo de cannabis en la población general que podría estar incidiendo en los conductores.

Por estos motivos, la DGT quiere aumentar el número de controles en las carreteras. El año pasado, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó 4.563 pruebas. En lo que llevamos de año, ya se han practicado más de 5.000 y el objetivo es llegar hasta las 20.000. Además, se quiere cambiar la filosofía de los controles de alcohol y drogas: la idea es huir de los macrocontroles, ya que muchos conductores escapan gracias a la información que les llega por medio de los teléfonos móviles y redes sociales. Además, la DGT quiere realizar una mayor cobertura tanto en accidentes de tráfico como en la población.