Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El experto en salud pública, Juan Martínez, considera que "se cometieron errores técnicos de bulto"

El Gobierno sabía en enero que el Covid-19 podía llegar a contagiar a muchos profesionales sanitarios.

El Ministerio de Sanidad clasificó el Covid-19 como patógeno del grupo 2-3 aún sabiendo de la inexistencia de vacuna y de tratamiento eficaz. El experto en salud pública, Juan Martínez, advirtió en enero de que el Covid-19 se trataba de un patógeno del grupo 4 según Real Decreto 664/1997.

Rosa Roda
  Murcia | 20/05/2020
Juan Martínez

Juan Martínez / CGCM

Juan Martínez Hernández, en representación del Consejo General de Colegios Médicos de España (CGCM), acudió el pasado 30 de enero a una reunión de una veintena de expertos (sociedades científicas y organizaciones profesionales) convocada por el Ministerio de Sanidad para hablar sobre el Covid-19.

La reunión fue dirigida por la doctora Pepa Sierra, jefa del Área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que dirige Fernando Simón que también asistió a la reunión junto al Ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El informe con el resumen de la reunión que el doctor Juan Martínez redactó y remitió al Consejo General de Colegios de Médicos de España, relata que la doctora Sierra, tras describir el brote epidémico en China y actualizar las cifras de defunciones, destacó que el nuevo Covid-19 afectaba a personas de todas las edades, incluyendo niños, y de la existencia de diseminadores que podían contagiar a muchos profesionales sanitarios”.

España ya registra un total de 51.090 profesionales sanitarios contagiados de coronavirus Covid-19 desde el inicio de la crisis.

Según el documento al que ha tenido acceso Onda Cero, la doctora Sierra también informó a los asistentes que el virus se podía transmitir también “a partir de personas asintomáticas y que la PCR podía permanecer positiva después del cese de los síntomas”.

Según Juan Martínez, experto en salud pública, en esa reunión se informó de que no había tratamiento específico, aunque se estaba ensayando el kaletra (lopinavir+ritonavir) y el Remdesivir+interferon.

Durante el debate que tuvo lugar en la reunión de expertos, Juan Martínez, aprovechando la presencia del Ministro Illa, recordó que en 2009, en relación a la pandemia gripal (gripe A) se creó un gabinete de crisis interministerial coordinado por Pérez Rubalcaba, y se planificaron escenarios de crisis, desde muy leves a más severos, "que fueron de enorme utilidad, aun cuando la pandemia resultó ser moderada".

El representante del Consejo General de Colegios Médicos hizo referencia explícita a plantear “escenarios de guerra”. Explicó que aunque no se produjeran lo sensato era valorar todo el amplio abanico de posibilidades teóricas ante la epidemia”. También hizo referencia a los recursos económicos que habría que liberar para acometer los gastos que se iban a ocasionar.

Juan Martínez insistió igualmente sobre “el potencial pandémico de este virus” y la posibilidad “no nula” de que llegasen casos importados a países como la India y de allí a África, “sin que exista ninguna posibilidad para entonces de control” dijo.

También discutieron sobre el manejo de las muestras. Por parte del representante de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica se concluyó que se podía manejar como la gripe, con las mismas medidas de seguridad, pero los representantes del Consejo General de Colegios de Médicos y de la Sociedad de Prevención de Riesgos Laborales indicaron la necesidad de cumplir la legislación vigente sobre patógenos y biocontención.

Llegados a este punto, Juan Martínez, indicó en referencia al Covid-19 que se trataba de un microorganismo de riesgo 4, de acuerdo con el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo. Sin embargo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, afirmó que se trataba de un patógeno de riesgo 3 y el representante de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínic, según el informe remitido al CGCM, dijo que el Covid-19 se inactiva fácilmente y que se trataba de un patógeno del grupo 2-3.

Los microorganismos, de acuerdo con el RD 664/1997 se clasifican en cuatro grupos, siendo el cuarto el compuesto por aquellos que pueden ocasionar infección grave o mortal y contra los que no hay ni vacuna ni tratamiento. Se clasifican del grupo 2 “los agentes patógenos que pueden causar enfermedad en el hombre y puede suponer un peligro para los trabajadores; es poco probable que se propague a la colectividad, existe generalmente profilaxis o tratamientos eficaces”. Y los del grupo 3, según el Real Decreto, son aquellos “agentes biológicos que pueden causar una enfermedad grave en el hombre y presenta un serio peligro para los trabajadores, con riesgo de que se propague a la colectividad y existiendo generalmente una profilaxis o tratamiento eficaz”.

El Ministerio de Sanidad, pese a la insistencia del representante del CGCM, dejó si aclarar si esta enfermedad tenía consideración de EIBAR (Enfermedad Infecciosa de alto riesgo) y por lo tanto si ingresarían a los enfermos en unidades de aislamiento de alto nivel.

La reunión del 30 de enero acabó sin delimitar cuál sería el manejo de los casos introducidos, si los hubiera en España.

En el informe resumen de la reunión que Juan Martínez remitió al Consejo General de Colegios Médicos, éste destacó que había sido una reunión positiva por el clima y por la intención, aunque poco clarificadora y “sin aportar nada esencialmente nuevo a los datos ya conocidos”.

Martínez trasladó que había percibido “una sensación subjetiva de cierta relajación y exceso de seguridad sobre la evolución de la epidemia, en un momento de máxima incertidumbre” puesto que durante la reunión de expertos, subrayó, se había mencionado muchas veces que el Covid-19 era “como una gripe” en cuanto a mecanismo de transmisión y fisiopatología.

No obstante, Martínez advirtió en la reunión de que “aunque al final la tasa de letalidad fuera de solo un 0,5% (ahora la estimación está en 2-3%), esta sería de 10 a 100 veces mayor que la de la gripe ya que no había vacuna ni tratamiento por lo que de acuerdo al Real Decreto 664/1997 y al manual de bioseguridad de la OMS se trata de un agente biológico del grupo 4” dijo.

Martínez, en declaraciones a La Brújula de Onda Cero, considera que se cometieron errores técnicos de bulto muy graves. Por otra parte opina que tanto en España como en otros países de Europa se ha comenzado demasiado pronto con la desescalada y ha advertido de que se equivocan quienes creen que se puede domesticar el Covid-19 y convivir con él como un virus endémico más.