LA SIGNATURA

Victoria de moral y de fe

El triunfo conseguido el pasado sábado en el estadio de Mestalla prácticamente la última jugada gracias al instinto goleador de Lewandowski es la victoria de la fe de un equipo que creyó hasta las últimas consecuencias y que lo intentó durante todo el partido y una victoria de moral que refuerza el grupo en un momento tan importante de la temporada en el que venía tocado por la eliminación en la liga de campeones.

Nunca es fácil ganar en el estadio valenciano y más con la imperiosa necesidad que tenían ambos equipos de lograr la victoria en el que fue un choque eléctrico de muchísima tensión y un enorme desgaste físico. El Barcelona hizo una muy completa primera parte en la que ella hizo méritos para irse al descanso con ventaja y sin embargo una vez más la falta de puntería y efectividad del ataque impidió un marcador favorable. En la segunda mitad se equilibraron las cosas y el Valencia tuvo sus opciones demostrando que este Barcelona no es un equipo regular y todo lo consistente que debe ser para aspirar a todos los títulos. Y en el último momento, el momento de la fe una gran jugada de Raphinha y un remate de Lewandowski dieron tres puntos de oro al equipo y debe darle alas hasta el final del año, con la lucha por el liderato y demostrando que siguen dando pasos hacia adelante.

De lo mejor del equipo Azulgrana en el choque sabatino fue la actuación de lateral derecho Alejandro Balde a pierna cambiada, demostrando una potencia y una velocidad extraordinaria. El canterano va camino de ser una de las grandes noticias de la temporada consolidándose y confirmándose como un jugador de pleno derecho en el primer equipo y progresando día a día.

Su enorme juventud garantizan muchos años de éxito.

Pero el mejor sobre césped de Mestalla fue indudablemente Pedri.

El tinerfeño recuperó su mejor versión que hacía algunos partidos que no veíamos y lideró el juego del Barcelona. De sus botas salieron asistencias fantasiosas para convertir la ventaja del juego del Barcelona en el marcador pero la escasa fortuna de los atacantes y el acierto la defensa valenciana impidieron que el Barcelona pusiera tierra de por medio antes del final del partido. ! Y qué decir del oportunismo de Lewandowski ! , una garantía de Gol y de remates. En el momento que más lo necesitaba el equipo apareció para un remate de oro que vale 3 puntos Importantísimos. Lewandowski es hoy por hoy posiblemente el mejor ariete del mundo en pugna con el descomunal Haaland.

De Jong sigue manteniendo un buen tono aunque aún tiene Lagunas . Koundé tuvo una actuación extraordinaria hasta que tuvo que ser reemplazado por una sobrecarga pero es un defensa descomunal . Un líder absoluto para la zaga y un corrector extraordinario.

En el lado negativo Dembele tuvo ese partido oscuro que a veces nos ofrece el francés en el que no consigue superar ninguna vez a sus oponentes y desesperante. Ansu, irregular, mostrando algunos desmarques interesantísimos pero sin la continuidad que requiere un delantero titular del Barcelona. Busquets, está desconcertado perdido y desmoralizado.

No es el líder del mediocampo del Barcelona.

Era una victoria mucho más importante de lo que parecía. Otro paso hacia consolidar el proyecto. Ahora quedan tres más antes del parón. Siguen sin poder fallar. De momento la prueba de fuego en la República Checa está en encontrar la motivación del equipo en un choque en el que deportiva mente tiene poco que ganar y si mucho que perder.