Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA DE CAMPEONES | REAL MADRID 3-1 SCHALKE

Real Madrid 3 - 1 Schallke

El delantero portugués firmó dos goles, ya lleva 13 en la actual edición de la Liga de Campeones, en la victoria del Real Madrid. El punto negro de la noche se produjo a los dos minutos de juego con [[LINK:INTERNO||||||la grave lesión de Jesé]]. Bale salió por el canario y regaló dos asistencias a Cristiano y Morata. Los postes y Fährmann evitaron otro resultado abultado. El Schalke fue un juguete en manos de un Real Madrid que ya espera rival en cuartos de final.

G. Lascoiti |  Madrid |  18/03/2014

Cristiano, insaciable por naturaleza, destruyó lo poco que quedaba en pie del Schalke. El portugués no entiende trámites y menos de compasión y con dos goles más -contabiliza 13 en lo que va de competición- firmó el pase del Real Madrid a cuartos de final. Garteh Bale, que entró tras la grave lesión de Jesé, ayudó con dos asistencias a Cristiano y Morata.

Pero la victoria fue agridulce para el madridismo. El Santiago Bernabéu se quedó helado a los dos minutos cunado Jesé cayó al suelo tras una dura carga de Sead Kolasinac. La mala suerte quiso que el jugador bosnio cayera encima de la pierna derecha del canario. Jesé trató de regresar pero su rodilla dijo basta. Todo apunta a una rotura del cruzado que tendría a la joven perla blanca seis meses fuera de los terrenos de juego.

El Schalke aprovechó el trauma y la salida dubitativa del conjunto de Ancelotti para asomarse a las inmediaciones de Casillas. Huntelaar sumó un par de buenas ocasiones que no fueron gol por muy poco. Fuegos artificiales ante la pólvora con la que se maneja el Real Madrid.

A los veinte minutos de juego llegó el primero. Morata bajó un balón con maestría en el balcón del área y metió un pase en profundidad ante la entrada de Bale por la derecha. El galés la puso al centro y allí apareció el de siempre para hacer el 1-0. Tres toques y gol. Así de fácil, así de complicado.

Morata perdonó el segundo en otra galopada de pura potencia de Bale. El galés demostró ser una pura locomotora. El falló lo agradeció el Schalke que empató de forma momentánea gracias a un disparo de Hoogland desviado por Sergio Ramos. El empate al descanso fue de lo poco que ha podido celebrar el conjunto alemán en 180 minutos.

Tras la reanudación su técnico, Keller, decidió quitar a Huntelaar su mejor hombre. El Real Madrid agradeció el detalle y arrolló al Schalke en dos minutos. Primero Cristiano cabalgó por el centro sorteando defensores antes de descerrajar un disparo pegado al palo de Fährmann.

Acto seguido Cristiano se topó con el larguero, el balón le cayó a Bale y el galés regaló el tanto a Morata, impreciso en el remate durante toda la noche. Ahí acabó el partido, la eliminatoria estaba decidida desde el partido en Alemania.

Cristiano aún pudo marcar el cuarto, tercero de su cuenta, pero se topó con el palo. El portugués es a día de hoy una máquina de hacer goles y el Real Madrid un equipo lanzado. 

Los de Ancelotti han alcanzado su mejor momento en el punto clave de la temporada. El Barcelona llega el domingo al Bernabéu. Hay tendrá la primera 'final' de las muchas que le esperan al Real Madrid en los dos próximos meses.