Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NICO, NUEVO LÍDER DEL MUNDIAL

Rosberg gana una gran carrera en Singapur con Alonso 7º y Sainz 14º

Cómo ha vuelto Rosberg de sus vacaciones de verano. Nico ya es líder del Mundial de F1 2016 tras una espectacular y sufrida carrera que ganó por menos de un segundo de diferencia con respecto a Daniel Ricciardo. Hamilton ha sido tercero y Alonso, en un nuevo milagro a bordo del McLaren-Honda, ha acabado séptimo. Carlos Sainz, 14º.

Jorge Bautista | Madrid | 18/09/2016

Rosberg, en Singapur

Rosberg, en Singapur / EFE

Quién iba a pensar que una noche en Singapur podría ser tan sufrida. Que podría conllevar tantos quebraderos de cabeza y que haría sudar a más de uno, de dos y de cinco. Pero sí, así ha sido. Así ha sido porque 61 vueltas en Marina Bay son largas, son muy largas, y porque a pesar de que lleves un Mercedes poco importa cuánto corras en las estrecheces de este asfalto. Mal, muy mal, lo pasó Nico Rosberg para lograr el triunfo en la 15ª prueba del año. Y para volver a lo más alto de la clasificación del Mundial.

Menuda carrera que se marcó el alemán. Una de resistencia. Una de mantener la calma y de evitar decisiones 'inquietantes' como alguna que se tomó en el box de Ferrari con Raikkonen. Rosberg salía líder, líder siguió tras la aparatosa arrancada con Hulkenberg K.O. y líder estuvo toda la carrera salvo un par de vueltas por las paradas. Pero su liderato no fue fácil, ni mucho menos. No fue un paseo militar ni hubo alfombra roja para el paseo del Mercedes. No, en esta ocasión no.

En esta ocasión hubo avisos por la radio, hubo discos de freno al rojo y hubo unas vueltas finales en las que nada era seguro. En las que en los paneles veía cómo Ricciardo iba restando segundos tras segundos a su ventaja. Y en la que al final ni necesitó ver los paneles. Ahí estaba, en su retrovisor, el Red Bull. Ahí estaba el monoplaza del oceánico. Ahí estaba servida la lucha entre los dos equipos más potentes de toda la parrilla de la F1 2016.

Ricciardo no ganó, pero hizo un carrerón. Uno digno de victoria tanto en pista como en el box que habría terminado con 25 puntos en el saco del australiano de no ser porque, cómo no, Rosberg pulsó ese 'botón mágico' en las últimas vueltas para evitar males mayores. Mensaje el que ha mandado Red Bull a Mercedes, uno que dice que si el motor no es lo que más cuenta ellos están ahí. Ellos estarán ahí.

Nuevo truco de magia de Alonso

Y mientras, un nuevo milagro del de siempre. Un nuevo 'cómo puede hacer eso con lo que lleva' de Fernando Alonso en Singapur. Porque sí es cierto que el motor no cuenta tanto en Marina Bay, pero contar algo cuenta. Aún así, aún con el Honda 'a cuestas', el bicampeón colocó su monoplaza como 'el primero del resto'. En séptimo lugar, justo tras los Mercedes, los Ferrari y los Red Bull. Ahí puso Fernando a su McLaren, mientras Jenson Button tuvo que decir adiós a la prueba tras una carrera en la que nada más empezar se cargó su alerón delantero.

Luchó cuanto pudo Alonso. Luchó contra muchos que, por así decirlo, llevan más tiempo en esto que la pareja de McLaren y Honda. No pudo con Vettel, con la remontada asombrosa de Vettel que le llevó del último puesto en la salida al quinto. Y no pudo con un Verstappen desesperado que arrancó fatal, que se las vio con Kvyat y que al final pudo conectar unos buenos giros para terminar sexto.

Próxima parada: Sepang

Sainz no pudo formar parte de esas batallas por los puntos. Carlos fue quien tocó a Hulkenberg al comienzo, y además vio una bandera negra y naranja por una pieza suelta en su monoplaza. Lentó rodó su Toro Rosso, y dijo adiós a puntuar pronto a pesar de salir sexto. La siguiente parada será en Malasia, y ahí acudirá Rosberg como nuevo líder del Mundial. La presión vuelve al tejado de Hamilton.