Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Sobre ruedas

¿Qué pasa con Valentino?

Amigos, hablar de Valentino Rossi es hablar de uno de los pilotos que más aficionados ha sido capaz de tener de manera incondicional, incluso en momentos tan difíciles como el actual. El nueve veces Campeón del Mundo está pasando por el momento más duro de su carrera deportiva y el divorcio con Ducati está cerca, lo cual no dejará de ser un fracaso. Para muchos está considerado como el piloto más grande de la historia y para otros es un gran piloto que ha sido capaz de utilizar el marketing de manera magistral. Lo que está claro es que Valentino levanta pasiones allá donde va y eso no deja indiferente.

Oscar Langa | Madrid | 22/04/2012

ondacero.es

ondacero.es / Agencias

Recuerdo cuando Valentino fichó por la marca italiana. Muchos pensaron que después de un periodo de adaptación sería capaz de estar delante y luchar por el mundial. Uno de sus ingenieros se atrevió a decir que era capaz de poner esa moto a punto en quince segundos, después de convertir a la Yamaha en una moto campeona. Yo la verdad era uno de los pocos que pensó que el ciclo de Valentino Rossi se estaba acabando, que tendría muy difícil volver a optar al título y que podría ser una manera de terminar su carrera injusta por lo mucho que ha dado al motociclismo, dentro y fuera de la pista.

Si nos fijamos en las estadísticas, las cifras de Valentino Rossi son espectaculares. Nueve títulos mundiales ganando en todas las cilindradas en las que ha corrido, segundo piloto con más victorias (105), 175 podios y más de 4000 puntos. No hay dudas de sus méritos y nadie debe negarle el honor de ser uno de los más grandes. Pero si hago un análisis de todos esos datos y lo comparo con otros pilotos, tengo muchas dudas a la hora de afirmar si Valentino ha sido el más grande. Por poner un ejemplo, hace unos años había una serie de pilotos como Michael Doohan, Eddie Lawson, Wayne Gardner, Wayne Rainey y kevin Schwantz que luchaban por el título y podíamos ver unas batallas increíbles. Si lo comparo con los rivales que ha tenido Rossi en los últimos años, no veo a Barros, Sete Gibernau, Loris Capirossi o Max Biaggi con un nivel tan alto en comparación con los pilotos de la década de los noventa y esto es en mi opinión un aspecto muy importante. Habría que preguntarse si Valentino habría conseguido estas cifras teniendo a los rivales de hace dos décadas y eso lo dejo a vuestro criterio. Lo que está claro es que nunca ha tenido un rival fuerte como compañero de equipo hasta la llegada de Jorge Lorenzo, momento en los que ya no lo tuvo tan fácil y en su tercera temporada en la cilindrada reina, el piloto mallorquín fue capaz de batirlo y conseguir el título, motivo por el cual se fue de Yamaha ya que no podía soportar que un rival directo le ganara.

Lo que si tengo seguro es que Valentino es un auténtico genio mediático. En 2005 recibió el título de “Doctor honoris causa” en Comunicación y Relaciones Públicas otorgado por la Universidad de Urbino, reafirmando uno de sus apodos “The Doctor”. Todos recordamos las escenas que ha montado después de las victorias, obras de auténtico arte como la de los bolos en Jerez o cuando celebró la centésima victoria de su carrera en Assen y  expuso las 99 anteriores  en aquella gigantesca pancarta. Ha utilizado una gran variedad de cascos a lo largo de su carrera, en casi todos destaca la presencia de la luna y el sol y algunos de ellos han sido realmente espectaculares. Y ha sido capaz de centrar la atención de las ruedas de prensa, incluso cuando otros compañeros tenían el turno de palabra para dejar bien claro quién es el piloto más mediático.  Por todo esto y mucho más ha sido un genio mediático.

Pero la realidad actual es que Valentino está en el peor momento de su carrera deportiva. Cuando decidió en el 2010 fichar por Ducati, sabía que corría un gran riesgo de competir con una moto en la que nadie a excepción de Casey Stoner ha sido capaz de ganar. Quizás sea el momento de reconocer al piloto australiano su hazaña o quitar algo de mérito a Rossi ya que Stoner fue capaz de ganar carreras en el 2010 y Valentino en el 2011 no fue capaz ni de optar al podio con regularidad, más bien todo lo contrario. Y lo peor es que Ducati ha cambiado por completo su filosofía, cambiando toda la moto para adaptarla al estilo de pilotaje del italiano y aun así no son capaces de dar con la tecla y esta situación se puede convertir en insoportable para ambas partes como no logren estar con opciones de ganar en dos o tres Grandes Premios. El problema añadido es que la salida sería traumática y no se sabe las opciones que podría tener Valentino en el futuro. Muchos sueñan con verlo montado en la moto de Marco Simoncelli pero su salida de Honda fue poco amistosa y en Yamaha no lo veo compartiendo de nuevo box con Jorge Lorenzo aunque ya ha dejado bien claro que no teme su vuelta como compañero de marca. Mi pregunta es si el piloto italiano estaría mentalmente al cien por cien después de tanto tiempo sin opción al triunfo. Dos años sin ganar te hace perder esa tensión necesaria, aunque una vez ya fue capaz de hacerlo cuando volvió a ganar en el 2008 después de los títulos de Hayden y Stoner, pero ahora ya con 33 años cumplidos no es lo mismo y dudo que sea capaz de lograrlo de nuevo.

La verdad es que no me gustaría ver a Valentino Rossi terminar su carrera deportiva de manera tan frustrante, tan retrasado y desilusionado cuando todavía tiene calidad para optar a estar en posiciones de podio, aunque la opción de ir a Ducati fue suya y en parte motivada porque tenía a un compañero de equipo llamado Jorge Lorenzo que empezaba a ser más competitivo que él. Además, ahora tiene a rivales de verdad con Lorenzo, Stoner y Pedrosa y aunque tuviera una moto competitiva, habría que ver si sería capaz de ganarles. Mi respuesta es un “no rotundo”.

En resumen, en lo deportivo es uno de los mejores de la historia sin llegar a ser el mejor y sin lugar a dudas el mejor en cuidar la imagen. Esa es mi opinión aunque sé que muchos no compartirán mi criterio.