Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

VETTEL Y MASSA, FUERA EN Q1

Hamilton logra la pole de Canadá por delante de Rosberg con Alonso 13º y Sainz 11º

Lewis Hamilton ya ha olvidado lo pasado en Mónaco y se ha hecho con la pole del GP de Canadá. El británico marcó un inalcanzable 1:14.393 en el asfalto de Montreal y dejó a Nico Rosberg a más de tres décimas. Alonso y Sainz cayeron en Q2 y salen 13º y 11º en pista.

antena3.com | Madrid | 06/06/2015

Hamilton logra la pole de Canadá por delante de Rosberg con Alonso 13º y Sainz 11º

Hamilton logra la pole de Canadá por delante de Rosberg con Alonso 13º y Sainz 11º / EFE

Va a ser que lo de Mónaco ha quedado como mera anécdota en la mente de Lewis Hamilton. Exhibición del británico y vuelo sobre el asfalto de Canadá del de Mercedes para conseguir la pole en Montreal por delante de Rosberg y sacando más de tres décimas a Nico gracias a su 1:14.393. Tras ellos, y a seis décimas, Kimi Raikkonen.

Y es que a la hora de la verdad Lewis sacó su 'hammer-time' para demostrar a Rosberg quién es el que manda en condiciones normales. Sin decisiones raras o son problemas mecánicos, él es 'el jefe plateado'. Porque si en Q1 se quedó tras Nico por dos milésimas y si en Q2 ya le dejó detrás por 12 milésimas, en el momento de luchar por la pole le metió más de tres décimas. Así es Lewis.

Así es un piloto que ha madurado con cada año que ha pasado y que poco o nada tiene que ver con aquel crío que debutó en 2007. Ni un nervio tuvo, ni una duda tiene sobre cuál es su objetivo y qué es lo que debe hacer para lograrlo. Su cara larga se ha cambiado por una radiante sonrisa al tener la pole canadiense, porque aunque en esta pista la pole valga de poco en el resultado final de carrera vale de mucho en la moral de Hamilton.

Los dos Ferrari, grandes rivales por la pole, se quedaron en uno en cuanto terminaron los 18 primeros minutos de clasificación. Sólo Raikkonen dio batalla a Mercedes y sólo él sacó lo que pudo de la mejora en rendimiento del motor rojo tras el uso de 'tokens'. Sebastian Vettel cayó en Q1, junto con el Williams de Massa, al quedarse ambos sin potencia en el coche.

Ni con la magia de Alonso

Claro que si en Ferrari tuvieron una de cal y una de arena, en McLaren-Honda las sombras son mucho mayores que las luces. Escasas han sido las que se han visto en Canadá, y todas ellas están en la última vuelta que Fernando Alonso dio en Q2. Ni aún con uno de esos giros perfectos pudo el bicampeón meter al coche en Q3, por dos décimas. Poco a poco.

Pero eso de poco a poco no vale para los temas de fiabilidad, y aún con los 'tokens' usados siguen teniendo ciertos problemas mecánicos. Fernando apenas rodó en los Libres 3, y Button no apareció por clasificación por un fallo en el ERS que apareció en su coche en los últimos entrenamientos. Sólo un McLaren-Honda en pista, y a punto estuvo de no haber ninguno tras la Q1.

Sainz, fuera de Q3 por 36 milésimas

Porque si Alonso pasó el primer corte fue sobre todo por la eliminación de Vettel y de Massa. Sí, es esta una pista de motor, como han demostrado los dos Toro Rosso. Cuando es más de aerodinámica, como en Mónaco, las dificultades del motor Renault se disimulan. Pero el Gilles Villeneuve es potencia, y en eso la unidad de potencia gala flojea. Y ante eso Carlos Sainz tampoco pudo pasar el corte para entrar en Q3.

Le faltó muy poco, y sólo la última vuelta de Daniil Kvyat le pudo sacar fuera. Mejoró el madrileño para meter presión al ruso, pero el Red Bull es el 'papi' de Toro Rosso, e hizo valer su condición en esta ocasión para dejar a Carlos sin una Q3 que habría sido sin duda espectacular para él. Y es que, a pesar de no ser una pista de motor, Sainz se quedó cerquísima de estar entre los diez mejores. A 36 milésimas concretamente. Inmenso pilotaje.

Hora de correr

Las piezas ya están situadas en el tablero, con Verstappen desde la última plaza tras Button y con Vettel y Massa dispuestos a remontar en cuanto se apague el semáforo. Además, Merhi está delante de Stevens y tiene como objetivo superarle como hizo en Mónaco. Pero muchas vueltas son las que hay que dar en Canadá y mucho es lo que puede suceder. La tranquilidad no es ni mucho menos lo que más define a la prueba de Montreal.