LIGA: NINGUNO SE RINDE

La Liga también se aprieta por la permanencia

Faltan cuatro jornadas para el final de la Liga y los nombres de los tres equipos que la próxima temporada colgarán su nombre en la segunda categoría están todavía por escribirse. Salvo hundimiento inesperado de algún equipo, son siete los candidatos a sufrir hasta el 23 de mayo.

Félix José Casillas

Madrid | 03.05.2021 10:18 (Publicado 03.05.2021 10:17)

Los jugadores del Eibar celebran el gol del equipo ante el Celta
Los jugadores del Eibar celebran el gol del equipo ante el Celta | EFE

El Eibar ve el fútbol desde lo más bajo de la tabla desde hace tiempo pero José Luis Mendilíbar, su entrenador, lleva jornadas diciendo que mientras hay vida hay esperanza. Y hay vida. Los tres puntos, y los tres goles de Kike García, reactivan las opciones armeras y más si el próximo domingo visitan Getafe. Los azulones aún no respiran tranquilos y siguen peleando por la salvación.

A la caza del punto

Los de Bordalás han dado síntomas de mejoría pero los 34 puntos no les permiten dejar de mirar el retrovisor. Ahí aparecen a tiro de un partido, con 31 puntos, Valladolid y Alavés. Al menos el colchón azulón es de un partido y medio sobre Huesca y Elche. Los dos recién ascendidos siguen sufriendo y están en plazas de descenso con 30 puntos. Así que todo lo que sea sumar vale porque la carrera tiene todos los visos de terminar en una última jornada de infarto.

Próxima jornada

Además del Getafe - Eibar, único duelo directo, la 35ª jornada empezará el viernes con la visita del Elche a una Real Sociedad que todavía no ha cerrado su participación en la Europa League. Si nos atenemos a los últimos marcadores el partido más cómodo debería ser el del Alavés. Recibe al Levante, cuatro derrotas consecutivas, y sin apuros, de momento, en la clasificación.

El Huesca visita al Cádiz mientras que el Valladolid visita a un Valencia que lleva semanas viviendo en el alambre, situación que ha desembocado en la destitución de Javi Gracia. Y es que la derrota ante el Barcelona no dejó buenas sensaciones: si caen contra los pucelanos caerían en otra zona, la de los nervios.