Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Mauris in nibh bibendum leo pretium pretium

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum.

El presidente extremeño no descarta dimitir: 'No voy a dejar que ganen los malos'

ondacero.es | Madrid  | Actualizado el 04/09/2013 a las 12:15 horas

Pau Gasol captura un rebote en el partido ante Macedonia

Pau Gasol captura un rebote en el partido ante Macedonia / EFE

España, en general, dio un paso adelante en su penúltimo partido de preparación, con una buena actitud defensiva y juego colectivo, aunque con dos peros: la falta de protagonismo de algunos jóvenes, y los problemas físicos, porque a la baja inicial de Felipe Reyes se unieron en el partido, por golpes, Pau Ribas y Víctor Claver. Pero, más allá de esos detalles, la conclusión es positiva, la preparación continúa el camino marcado para llegar al Campeonato de Europa.

Pau Gasol condicionó el partido desde el inicio. En apenas tres minutos impuso su figura, demostró que es el líder del equipo español y empequeñeció a Macedonia, impotente ante la avalancha de juego del catalán.

En esos tres primeros minutos el pívot de los Chicago Bulls anotó los siete primeros puntos de España, y luego continuó su recital con una asistencia a Sergio Rodríguez, un triple y un tapón, y al final terminó el cuarto con 16 puntos -más que los que había conseguido en cada uno de los partidos anteriores- y 25 puntos de valoración.

Así, en diez minutos España dominaba con holgura a un rival inferior, y con muy poca capacidad de reacción que no encontraba el modo de frenar al referente del equipo de Sergio Scariolo. Como era de esperar, Gasol "frenó" al inicio de segundo cuarto y le dio el relevo a Willy Hernangómez, que destacó en el partido de hace tres días ante este mismo rival, pero hoy no tuvo suerte.

Sobre todo porque los pívots macedonios no estaban dispuestos a que otra vez el joven madrileño se les volviera a revelar; Richard Hendrix y sus compañeros supieron moverse para dejar en evidencia al jugador del Real Madrid, que cometió tres faltas en apenas tres minutos.

Esa situación creó un mínimo desconcierto en el equipo de Scariolo e hizo que Macedonia se acercara, en su mejor momento, a diez puntos (34-24). Pero España recompuso su "dibujo", Gasol volvió al campo, de nuevo ejerció su autoridad en el partido (8 puntos y 4 rebotes) y el marcador se agrandó hasta los veinte puntos de ventaja al descanso (45-25).

Nikola Mirotic ejerció de "escudero" de su compañero en Chicago en los dos primeros cuartos y en el inicio del tercero se ofuscó con sus errores en el triple. Otra vez Ilievski y Hendrix trataron de levantar a Macedonia, que redujo un poco la distancia.

Pero volvió a ser algo muy momentáneo; España cambió de guión, corrió al contraataque, conducido por Fernando San Emterio, y los veinte puntos de distancia regresaron al marcador (57-37) y aumentaron al final de ese periodo (63-41).

El resultado ya era lo de menos, sobre todo porque España dedicó el final del encuentro a probar sistemas y a dar minutos a Aguilar, Hernangómez y Vives, los jugadores que, a priori, tendrán menos oportunidades en encuentros de una exigencia mayor.

La falta de tensión y las pruebas desdibujaron un poco a equipo español pero, en realidad, los de Scariolo tampoco sufrieron para superar los 30 puntos de ventaja ante una Macedonia sin juego colectivo y apabullada por la defensa que España practicó en los últimos minutos.

Así, el choque terminó con más diferencia que en el encuentro que estos dos equipos jugaron hace tres días en Madrid y la sensación de que España progresa a buen ritmo liderada por Pau Gasol.