Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

En la provincia iraquí de Níniv

Mueren 50 terroristas en bombardeos de la coalición en el norte de Irak

Al menos cincuenta extremistas del grupo yihadista Daesh han muerto y decenas resultaron heridos en bombardeos de la coalición de EEUU contra posiciones de la organización en varias zonas de la provincia iraquí de Nínive, según ha informado el responsable de seguridad de la Unión Patriótica del Kurdistán, Gayaz al Suryi.

EFE | Madrid | Actualizado el 01/01/2016 a las 17:49 horas

Ataque aéreo en Irak

Ataque aéreo en Irak / EFE

Los ataques aéreos causaron la destrucción y el incendio de ocho vehículos militares, entre ellos dos coches bomba, así como de armamento pesado, según la fuente.

La coalición de Estados Unidos realizó más de veinte bombardeos durante las pasadas 24 horas, pese al mal tiempo, según el responsable kurdo.

Los ataques afectaron a las zonas de Al Asheq y Al Kask, en la población de Al Eiadiya, 50 kilómetros al oeste de la ciudad de Mosul, donde se cortaron todos los caminos que emplea Daesh al ser destruidos en los bombardeos varios puentes.

También fueron bombardeados los pueblos de Al Abzaj y Hamid, que pertenecen al distrito de Al Namrud, 35 kilómetros al sureste de Mosul, así como Safiya y Al Kanhash, que dependen de la localidad de Kueir.

Al Suryi calificó los bombardeos de los "más intensos" realizados contra esas zonas y añadió que son parte de los preparativos para atacar y reconquistar esos sitios "en breve" con operaciones terrestres.

La provincia de Nínive, el próximo objetivo de las fuerzas iraquíes, es bombardeada casi a diario por las fuerzas de la coalición, que hace dos días mataron a cerca de 37 combatientes de Daesh.

Mosul, capital de Nínive, está en manos de Daesh desde junio de 2014, cuando su líder, Abu Bakr al Bagdadi, declaró un califato en los territorios bajo su control en Irak y en la vecina Siria.