Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

EN LOS HOSPITALES QUEDAN DECENAS DE HERIDOS

Las autoridades turcas interrogan a los doce detenidos en Estambul para dar caza al terrorista del día de Año Nuevo

Se sabe que tiene alrededor de 25 años y que cojea de una pierna, tal y como se aprecia en las imágenes del momento del atentado. La pasada noche tuvo lugar una redada en un barrio de Estambul para intentar avanzar en la investigación. De momento, hay al menos 12 detenidos a los que se está interrogando para intentar determinar su relación con el ataque.

ondacero.es | EFE | Madrid | Actualizado el 03/01/2017 a las 09:37 horas

Aspecto del presunto terrorista de Estambul

Aspecto del presunto terrorista de Estambul / antena3.com

La policía turca mantiene arrestadas a 12 personas por su presunta relación con el ataque contra el club 'Reina' en Nochevieja, que dejó 39 muertos, mientras sigue a la fuga el supuesto autor de la masacre, reivindicada por el grupo terrorista Daesh. Los servicios de inteligencia turcos tienen "pistas sobre las huellas dactilares y la apariencia" del sospechoso, aseguró el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus.

Tras analizar numerosas imágenes filmadas fuera y dentro del club atacado, la policía turca cree que el terrorista es un hombre de unos 25 años de la región autónoma de Sinkiang, en el noroeste de China, poblada mayoritariamente por uigures de religión musulmana. Otra línea de investigación apunta a militantes de Uzbekistán o Kirguizistán, de la misma célula de Daesh que perpetró el atentado contra el aeropuerto estambulí de Atatürk, en el que murieron 45 personas el pasado 28 de junio.

Kurtulmus aseguró en una rueda de prensa que, a pesar del "mensaje" enviado por Daesh, Turquía y su ejército seguirán adelante con sus operaciones contra los yihadistas en el norte de Siria. Turquía mantendrá su intervención militar en el país vecino "con determinación", dijo el viceprimer ministro en referencia a la llamada operación "Escudo del Éufrates", lanzada en agosto y que pretende destruir a Daesh en el norte de Siria y evitar que milicias kurdas controlen la zona fronteriza.

A pesar de que se desconoce la identidad del atacante, Daesh reivindicó la autoría de la masacre en un comunicado en árabe y en turco, siendo la primera vez que el grupo yihadista clama la autoría de un ataque en suelo turco.

El terror empezó en el primer día de 2017 cuando a la 01.20 hora local (22.20 GMT del 31 de diciembre de 2016) un desconocido apareció en la puerta del club y disparó contra los guardias de seguridad, que no llevaban armas. El periódico 'Hürriyet' asegura que el atacante disparó en el club con un arma de cañón largo hasta 180 veces. Si bien aún no está claro cuántos minutos permaneció dentro del club antes de huir, la investigación cree que primero subió al primer piso, disparó allí contra la gente, luego bajó a la planta baja y mató con disparos a la cabeza a varias personas que estaban tiradas en el suelo.

Después de cambiarse de ropa, el atacante abandonó el lugar en medio del caos y dejó su arma y su chaqueta en el club. Las imágenes muestran que el supuesto autor actuó de manera "extremadamente profesional" y, por su forma de caminar, parece que habría sufrido un disparo en su pierna derecha, aseguró en la cadena CNNTürk un especialista turco en terrorismo.

En el ataque murieron 39 personas y otras 65 resultaron heridas, una importante parte de ellos extranjeros. La mayoría de las víctimas extranjeras proceden de países árabes, sobre todo de Arabia Saudí, mientras que todavía está por determinar la identidad de uno de los fallecidos.

El club "Reina" de Estambul es sinónimo del estilo de vida de clase alta y en los últimos años se había convertido en un lugar de peregrinación para adinerados turistas árabes que no pueden compaginar su visión del ocio con las leyes de su país. El ataque parece dirigido contra el estilo de vida moderno, contra el hábito de reunirse en bares, festejar y tomar bebidas alcohólicas.

Mientras, una institución de la sociedad civil turca presentó una denuncia contra el titular del Ministerio de Asuntos Religiosos (Diyanet), Mehmet Görmez, por el sermón oficial del viernes pasado en el que calificó la celebración de Año Nuevo de "ilícita". También varios medios de comunicación oficialistas habían animado a los ciudadanos turcos a no festejar la entrada del Año Nuevo, por considerarla una festividad no musulmana.

A pesar de estos llamamientos, la policía turca había desplegado en Estambul a unos 17.000 agentes por miedo a posibles atentados terroristas.