Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LA ASAMBLEA SE CERRARÁ SOBRE LAS 18 HORAS

El comité de huelga de Eulen vuelve a votar hoy con la advertencia del Gobierno de que están ante "la última oportunidad"

Los trabajadores de Eulen, encargados de los controles de seguridad de El Prat, tienen de nuevo en sus manos evitar la huelga indefinida a partir de mañana aceptando la propuesta de la Generalitat de aumento salarial, de 200 euros más al mes en doce pagas, y que había sido aceptada por la empresa. Sin embargo, fuentes del comité ven más factible que vuelva a ganar el 'no'.

Redacción / EFE | Madrid | Actualizado el 13/08/2017 a las 09:47 horas

Aeropuerto de El Prat-Barcelona

Aeropuerto de El Prat-Barcelona / EFE

Los trabajadores de Eulen, encargados de los controles de seguridad de El Prat, celebrarán hoy una nueva asamblea para pronunciarse de forma exclusiva sobre la propuesta de la Generalitat de aumento salarial, de 200 euros más al mes en doce pagas, y que había sido aceptada por la empresa. La votación tendrá lugar después de que el pasado jueves la asamblea ya rechazara la propuesta mediadora de incremento salarial y apoyara mayoritariamente otra superior que no había sido consensuada ni con la empresa ni con la Generalitat.

El asesor del comité de huelga de Eulen, Juan Carlos Giménez, se ha mostrado escéptico respecto a un cambio de opinión de la asamblea de trabajadores y ha asegurado que ve más factible que vuelva a ganar el no. Giménez ha asegurado que los trabajadores ya se pronunciaron hace dos días en contra de la propuesta de la Generalitat, "que fue leída por completo", por lo que ve difícil un cambio de opinión, pese a los llamamientos de Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona. Un 'no' de la asamblea rompería por completo las negociaciones entre las partes y haría inevitable la huelga indefinida prevista a partir del lunes, escenario para el que el Ministerio de Fomento ya se está preparado con el despliegue de más Guardias Civiles en el aeropuerto.

Giménez ha criticado también a la consejera de Trabajo de Cataluña, Dolors Bassa, por actuar, a su juicio, "más como árbitro que como mediadora" al querer imponer la propuesta de la Generealitat, aunque ha alabado la dedicación de otros miembros del departamento como el secretario general de Trabajo, Josep Ginesta. La asamblea de trabajadores de Eulen, que arranca a las 11:00 horas, se cerrará a las 18:00, cuando comenzará el recuento de los votos.

Desde el Gobierno, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha advertido de que esta asamblea es "la última oportunidad" que tienen para aceptar la oferta de mediación y evitar un laudo arbitral obligatorio que ponga fin al conflicto en el aeropuerto de El Prat. De la Serna ha lanzado este mensaje al tiempo que se ha puesto en marcha el dispositivo especial de la Guardia Civil para reforzar las líneas de control en el aeropuerto a partir del lunes. El Gobierno "nunca va a permitir que millones de españoles estén sujetos a decisiones y posturas intransigentes de unos pocos", ha dicho el ministro.

También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad, tanto al comité de huelga como a los trabajadores para que valoren las ventajas de la propuesta mediadora y cambien de postura.

El secretario general de la UGT, Josep Maria Álvarez, ha acusado al Gobierno del Estado y a Aena de ser los "responsables" del conflicto laboral en el aeropuerto de El Prat y ha dicho que "no es de recibo" pretender "sustituir a trabajadores por guardias civiles". Antes de participar en un acto de conmemoración del 129 aniversario de la UGT en Barcelona, Álvarez ha advertido de que desplegar a la Guardia Civil en los controles de seguridad del aeropuerto de El Prat ante la huelga indefinida del lunes sería "un precedente absolutamente negativo". "No es de recibo que el Gobierno intente utilizar la Guardia Civil para cubrir los puestos de trabajo de la seguridad privada. No se pueden coger atajos para solventar el tema", ha advertido Álvarez, que ha acusado al Gobierno de "intentar matar moscas a cañonazos".