Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

LIGA DE CAMPEONES | SÓLO FALTA 1 DÍA

Lisboa respira fútbol por sus principales plazas y "ruas"

En cada plaza y 'rua' de Lisboa se respita fútbol, mientras los aficionados de Real Madrid y Atlético completan la invasión de la ciudad. Mientras, en Madrid, los hinchas hacen planes sobre cómo y dónde ver la final. Y, entre las dos ciudades, Badajoz aprovecha y también hace caja como punto intermedio del viaje.

Actualizado el 27/04/2015 a las 18:15 horas

La cuenta atrás marca ya sólo 1 día para una final histórica, la que protagonizarán Real Madrid y Atlético de Madrid en la Liga de Campeones. Lo es por muchos motivos: porque son dos equipos de la misma ciudad, porque es futbol y el futbol mueve pasiones, y porque además mueve un negocio de miles de millones. Lo saben concretamente tres ciudades: Madrid, Badajoz y Lisboa.

En la capital portuguesa se respira fútbol por sus principales plazas y "ruas". Porterías, juegos de habilidad futbolística, consolas con videojuegos de fútbol y hasta un pequeño estadio son algunas de las actividades que ha instalado la UEFA en uno de los puntos más turísticos de la capital, la señorial Praça do Comércio. Todas estas actividades se producen bajo la atenta mirada de 'La Orejona'.

No falta la polémica en Lisboa sobre la instalación de pantallas gigantes para que la gente sin entradas pueda seguir el partido. El alcalde de la ciudad las prometió pero la UEFA las ha vetado y la Policía de Seguridad Pública también ha dicho que no por razones de seguridad. La negativa esconde, además, un problema económico: no hay dinero para pagar las horas extras de la policía lisboeta, aunque los hosteleros de la ciudad, sin embargo, han presionado para que se instalaran.

La ciudad que tendrá un beneficio económico colateral es Badajoz: está a solo dos horas de Lisboa en coche. Por eso, en la capital extremeña también se vive la final y se aprovecha el negocio, que resulta un poco más barato para los aficionados que en la ciudad lusa.

Los hoteles de la ciudad están al 90 por ciento de ocupación. Una habitación que normalmente cuesta unos 60 euros, este fin de semana se ha encarecido hasta los 250. Además, la práctica totalidad de los restaurantes de Badajoz han ampliado plantilla para este fin de semana. Las gasolineras también aprovechan: repostar aquí resulta entre 15 y 20 cenimos por litro de gasolina más barato que tras cruzar la frontera.

Pero la ciudad protagonista de esta final es, sin duda, Madrid. Todos los focos se centrarán en la capital española tras el pitido final del árbitro, ya sea en Cibeles o en Neptuno. Ambas fuentes se encontrarán valladas y un total de 1.250 policías participarán en el dispositivo de seguridad. A ellos hay que sumar hasta 360 policías municipales y 115 profesionales del Samur.

El despliegue en Madrid es importante pero las expectativas de los hosteleros madrileños van a la baja. El partido se ofrece en abierto y los clubes ofrecen sus estadios para verlo en grandes pantallas de video, y luego está la opcion de casa con la familia y los amigos con unas pizzas de por medio.

Si el Real Madrid consigue levantar la Décima copa, aterrizaran en Barajas a las 2:00 de la madrugada y se trasladarán hasta el Bernabéu para ir después a Cibeles. Si es el Atleti el que se estrena como campeón de campeones, no tiene previsto festejarlo hasta el lunes pero no hay duda de que los colchoneros invadirán antes al dios Neptuno.