Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 5 | RAYO 2-1 ATHLETIC

Baptistao acrecienta los problemas del Athletic y da el primer triunfo al Rayo

Un doblete del delantero brasileño, el segundo gol en el 89, otorga los tres puntos al Rayo en Vallecas y deja al Athletic en situación complicada tras sumar su tercera derrota consecutiva. De nada valió el gol incial de Aritz Aduriz para el conjunto vasco.

Efe | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:50 horas

Baptistao celebra el gol de la victoria ante el Athletic

Baptistao celebra el gol de la victoria ante el Athletic / EFE

El Rayo Vallecano, con dos goles del brasileño Leo Baptistao, el segundo a los 89 minutos, sumó su primera victoria de la temporada al ganar al Athletic Club de Bilbao, que acumula tres derrotas consecutiva en Liga, tras un partido vibrante repleto de ocasiones para ambos equipos y en el que se adelantaron los visitantes con un tanto de Aritz Aduriz.

Con una victoria y tres derrotas en cuatro jornadas se presentó el Athletic en Vallecas, un estadio que tradicionalmente se le ha dado bien, puesto que en los diecisiete enfrentamientos anteriores puntuó en once ocasiones. 

Con esas ganas de resarcirse del mal inicio liguero, el conjunto vasco saltó al césped dispuesto a poner en aprietos a un Rayo que basa su juego en la posesión y cuando no tiene la pelota y es presionado arriba sufre. 

Eso mismo intentó hacer el Athletic, guiado desde la medular por Beñat, Mikel Rico y Ander Iturraspe, pero el Rayo, cuya seña de identidad es la intensidad que mete a los partidos, impuso un ritmo muy alto de juego, con transiciones rápidas, aprovechando la velocidad por los extremos del francés Gael Kakuta y el portugués Licá. 

Esa intensidad rayista fue contrarrestada por la calidad que atesoran los jugadores del Athletic, que poco a poco se fue acercando a la portería del argentino Cristian Álvarez hasta adelantarse a los 20 minutos en el marcador. 

Beñat inició una jugada en la medular, se apoyó en Susaeta para hacer una pared y meter un balón en profundidad que De Marcos recogió por la derecha y centró al corazón del área pequeña para que Aritz Aduriz empujara a placer a gol. 

Paco Jémez, técnico del Rayo, no debía estar muy contento con lo que veía sobre el césped puesto que a los 27 minutos el lateral derecho Quini, que ya tenía amarilla, fue sustituido por Tito, uno de los jugadores más veteranos de la plantilla. 

Para entonces el Athletic ya tenía controlado por completo el partido con posesiones largas, algunas cercanas a los dos minutos, ante un Rayo inoperante en ataque. Pese a ello, el conjunto local logró la igualada a los 38 minutos después de un error del portero Gorka Iraizoz, que no atrapó un centro desde la derecha de Licá y dejó el balón listo para que Leo lo empujara a gol. 

En la segunda mitad, en los primeros compases, el Rayo ofreció su mejor versión de juego y a los cinco minutos pudo adelantarse en el marcador con una doble oportunidad de Licá, cuyo remate a pase de Leo sacó Iraizoz en línea de gol, y de Kakuta, que mandó el rechace por encima del travesaño.

Esos fueron los peores momentos también del Athletic, que, a diferencia de la primera mitad, ahora daba síntomas de no tener controlado el partido y sus únicos acercamientos eran con disparos lejanos, como uno de Aduriz a los 58 minutos que se marchó alto. 

Esa inercia cambió mediada la segunda parte, cuando De Marcos sacó un buen centro que Aduriz cabeceó ajustado y Toño, que saltó al césped en el descanso en sustitución del portero argentino Cristian Álvarez, atajó el balón con una palomita. 

Hasta el final, el partido tuvo alternativas para uno y otro equipo, pero el que pareció más decidido a buscar la victoria fue el Rayo, sobre todo con la entrada del angoleño Manucho, que pudo decantar el partido para su equipo a los 87 minutos con un remate a bocajarro dentro del área que atrapó Iraizoz. 

Un minuto antes del final, el Rayo encontró la recompensa a su empuje con un centro desde la izquierda de Kakuta que Leo cabeceó abajo, Iraizoz no pudo atrapar y el brasileño empujó al fondo de las mallas para sellar la victoria de su equipo.