Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 19 | ATLÉTICO 2-0 GRANADA

Atlético de Madrid 2 - 0 Granada. Victoria del Atlético en un partido gris

El Atlético sigue su paso firme para ser el primero de la 'otra Liga' con una nueva victoria en el Calderón. A pesar del mal arranque, el Granada se vino abajo tras el tanto de Mandzukic y acabó sucumbiendo con el definitivo gol de Raúl García. Los rojiblancos terminan la primera vuelta con 41 puntos.

Jorge Bautista |  Madrid |  Actualizado el 22/09/2017 a las 14:36 horas

El Atlético no dio opción a la sorpresa ante el colista. A pesar de las intentonas iniciales del Granada, que pusieron en apuros a los rojiblancos, finalmente el vigente campeón de la Liga BBVA se quitó las ligañas y el hielo de los músculos para controlar y para ganar el envite. Los responsables, los goles de Mandzukic y de Raúl García, y un equipo que despide la primera vuelta con un bagaje de 41 puntos.

El frío que hacía en Madrid y que en un estadio como el Vicente Calderón se multiplica por tres debió pasar factura a las piernas de los jugadores del Atlético. Aún sabiendo de las victorias del Real Madrid y del Valencia, los rojiblancos salieron a verlas venir y poco a poco, con un juego previsible, lento y falto de ideas, fueron dando alas a un Granada que por muchos momentos fue superior a su rival. Y es que los de Aguado tenían el envite donde ellos querían.

Todo lo que pasaba era porque el Granada quería. Se jugaba como el Granada quería, donde quería y el peligro estaba más en la portería de Moyá que en la de Oier. El arquero del Atleti incluso tuvo que dar el máximo ante un corner botado por Piti que buscó ser gol olímpicio mientras su homólogo en la meta nazarí vivía plácidamente. Ni Torres ni Mandzukic, con el doble '9' de Simeone para cerrar la primera vuelta, daban una. No les llegaba el balón, pues Koke y Arda estaban desaparecidos en combate.

Sin embargo, un equipo grande no obtiene el calificativo de 'grande' porque sí. Lo lleva porque cuando llegan los problemas resiste, y porque a la mínima te levanta un partido. Así pasó. A pesar de las llegadas del Granada y del dominio del músculo de Iturra en mediocampo, un penalti de Sissoko a Godín lo aprovechó Mario Mandzukic para hacer el 1-0 y para noquear a los nazaríes. A partir de ahí, de la media hora de juego, el viento soplaba claramente en la dirección de las ofensivas rojiblancas.

Arda empezó a conectar con claridad con la pelota. Juanfran comenzó a galopar por la derecha. Y Torres demostró nuevamente que físicamente está espectacular. Los andaluces miraban el crono para ver cuánto quedaba para ir a vestuarios a preparar el segundo tiempo, y de haber quedado más a saber si el luminoso hubiera marcado un dos en vez de un uno a favor del Atlético. Ventaja mínima en el paso por la caseta y 45 minutos por disputarse.

Tampoco cambió mucho la dinámica. El Granada no se descompuso desde el punto de vista táctico eso sí, buscando llegar vivo con el 1-0 a los últimos minutos y echarse con todo hacia arriba. No inquietaron la meta de Moyá, claro que el Atlético imprimió un ritmo tan parsimonioso cuando atacaba que apenas puso en apuros a Oier. Quizá por el cansancio acumulado del envite ante el Real Madrid, quizá porque pronto llegan los cuartos ante el Barça, los rojiblancos parecían ocupados en ahorrar energías.

Se daban por tanto los ingredientes necesarios para que el césped del Calderón careciera de sabor. La sal, o la mayor cantidad de ella, la ponía Griezmann. El galo apareció en escena para suplir a un cansado Torres y al menos él sí intentaba darle velocidad al balón. De su zurda estuvo a punto de llegar el segundo, tras una dejada de cabeza de Koke que empaló y que a punto estuvo de perforar el arco del Granada.

Así que sí, se llegó a los últimos diez minutos como quería el Granada... y como quería el Atlético. No sufría lo más mínimo el cuadro de Simeone, y en ningún momento se intento estirar el cuadro dirigido por Aguado en el Calderón. Ante eso, Raúl García apareció para, con el hombro, poner el segundo en el luminoso y dar más tranquilidad si cabe a un equipo que termina la primera vuelta con 41 puntos. Registros Champions para los del Cholo.