Temas

Alfonso Olaso

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. La mayoría de las conclusiones son buenas

Termina esta primera media semana de febrero con dos buenas nuevas económica y laboral.

Se le da ya el visto bueno definitivo a las cuentas del Ayuntamiento para este año -al final con 34 días de retraso sobre el plazo máximo que se puso, como siempre, el Ejecutivo local- y vuelve Marbella a mostrar fortaleza conocidos los datos del desempleo.

Cierto es que suben los parados en enero respecto a diciembre, pero es casi lo único no positivo de los números que nos deja el primer mes del año. Porque el aumento es menor que el de hace un año, porque hay muchos menos marbellíes sin trabajo que doce meses atrás, porque la diferencia es todavía más grande respecto a la referencia estrella, o sea, 2019 y porque es el mejor periodo desde 2008.

Hay cosas empero que no cambian: el trabajo lo produce lo que lo produce; el turismo y sus derivados o complementos, acompañado del mundo del ladrillo.

Casi lo único positivo decíamos, porque hay algo a tener en cuenta que no se corrige: la brecha de género.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Círculo cerrado

Se ha cerrado el círculo. La ciudad le devuelve todo lo que hizo por ella, en cumplimiento de su trabajo, sí, pero ahí está el resultado.

Porque se puede decir que gracias a él, Marbella abandonó un camino por el que se había metido hacía años y que no le llevaba a nada bueno. Los resultados los está pagando de hecho 16 años después. Son lo que han pasado desde que José Manuel Rando inició la investigación que desencadenaría en una operación policial y judicial contra la corrupción municipal sin precedentes en España.

Desde ayer oficialmente está al frente de la Comisaría. Sustituye a Enrique Lamelas que también formará parte de la historia de la ciudad por haber estado en el cargo siete años. No es que sea una barbaridad en sí, pero teniendo en cuenta los antecedentes, tiene su mérito. En los último quince ejercicios, por poner números redondos, han pasado por ese puesto y sin contar con Rando, seis comisarios. Quiten ahora esos siete que ha estado Lamelas, y sale una media de año y poco por cada uno de los otros.

Lo que sigue es obvio: continuará la tendencia ¿o volveremos a lo de antes?

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Marbella, la cara; España, la cruz

No ha sido el mercado de la automoción un segmento puntero casi nunca en Marbella. Y eso que tiene su vertiente turística en el rent a car. Pero ni aun así. De hecho, el del alquiler ha sido el peor sector de todos en 2022, dentro de unos datos que, aquí viene lo bueno, son, en el escenario que describimos, más que positivos.

No porque se hayan vendido muchos vehículos durante los pasados doce meses, sino porque mientras los números en todo el territorio nacional han sido malos, con caídas significativas según los listados, aquí han crecido las ventas.

Eso sí, siguen en cabeza los tradicionales: los coches de siempre. Bueno, los de gasolina que son la pole. Los diésel siguen bajando, hasta el punto que les adelantan los híbridos. A los más modernos les sigue costando hacerse hueco incluso en un sitio como éste, también vanguardista y que promueve el cuidado por el medio ambiente. Pero claro, si es a cambio de pagar un pastizal, pues ya lo cuidaremos más adelante. Y eso que la masa de residentes extranjeros, más acostumbrados quizá que los autóctonos a los eléctricos, es muy numerosa, como saben.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Las competencias administrativas y sus efectos

Empiezan fuerte los espigones el año. Están ahora mismo en posiciones claramente de cabeza en la actualidad municipal. Unos y otros están ayudando mucho, claro. El PP por un lado, el PSOE por el otro. Raro ¿verdad?

Ironías aparte, estamos hoy ante un buen ejemplo de lo que las competencias territoriales de España pueden llegar a provocar. Porque resulta, a ver si lo describimos medianamente, que allá por 2011, el Estado se las cedió, las competencias, a las autonomías en lo que a la gestión del dominio público marítimo terrestre se refiere. O sea, concesiones de chiringuitos, autorizaciones o vigilancia.

Luego si hay que hacer una obra, como por ejemplo, demoler un tramo del paseo marítimo, pues ahí ya decide Madrid. Y para cobrar el canon, también lo ingresa el Gobierno central.

Pero como la gestión, decíamos, la tiene, en este caso, la Junta Andalucía, pues allá que va el Ayuntamiento y le pide a Sevilla que se la ceda a su vez a él, para que Costas hable con Marbella directamente, sin que, para entendernos, tenga que haber un intermediario.

Más aún. El Gobierno regional necesita un informe favorable del Estado pero que no es vinculante, aunque no hacerle caso, podría ser motivo de acabar en los tribunales. Y todo esto, salvo sorpresa, para que además no sirva de mucho, más allá de enseñar músculo.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Va saliendo arena de otro saco del GIL

Marbella está próxima a quitarse otro saco de lastre gilista. Sí, todavía tiene. Y queda para rato.

Se empezó a desprender de éste hace casi dos años cuando recuperó la titularidad de unos terrenos públicos vendidos en su época a terceros, concesión municipal que se dice, para que además hicieran algo que, afortunadamente ya dependía de permisos de otras administraciones, y no se hizo porque era, básicamente, completamente inviable.

Se libró la playa de El Pinillo de tener ahora mismo dos mamotretos (hotel y centro comercial) que impedirían construir el gran parque proyectado para el disfrute de todos.

Terminará de soltar el lastre, en principio, en los coletazos del próximo verano, fecha estimada para que esté hecho.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Las dudas sobre el Presupuesto

Ya están resueltas “casi” todas las dudas que quedaban sobre el Presupuesto Municipal de Marbella para este año.

Antes de que empezara 2023 sabíamos el montante total y sabíamos que no iba a estar aprobado de manera definitiva en tiempo.

Encaramos la Navidad con el interrogante de si estaría listo antes o después del 18 de este mes, que fue cuando se le dio el visto bueno el año pasado. Esa pregunta la ha contestado el propio paso de los días. No.

Y ya entrado el presente, nos faltaban por resolver las incógnitas de cuántas alegaciones recibiría el documento inicial, el borrador; de cuándo se presentarían en caso de que las hubiera, dando por hecho que sí habría y apostando sin apenas riesgo a que la mayoría llegarían a última hora porque es una práctica habitual de unos contra otros y de los otros contra los unos; y de qué día sería el pertinente Pleno extraordinario para aprobarlo.

Sólo queda, y de ahí el “casi” del principio, el día exacto: 30, 31 de diciembre, 1, 2 ó 3 de febrero.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. La inercia de la pandemia y el impulso de la FP Dual

El Ayuntamiento de Marbella quiere impulsar en el municipio lo que se conoce como FP Dual, el método que ya está completamente implantado en países como Alemania, por ejemplo, y que se basa en algo tan obvio como darle casi el mismo tiempo a la práctica que a la teoría. Pero de verdad.

Es uno de los destacados del balance que hizo ayer la Delegación de Innovación y Nuevas Tecnologías, también encabezada por cierto por Cristóbal Garre, el único que hasta la fecha, 26 de enero, ha rendido cuentas. Tómenlo como anécdota simplemente.

¿Qué más tenemos de ese resumen? Pues más inercia de la pandemia, ya comentada en alguna ocasión a cuenta de otros asuntos, pero es que como decía ayer el concejal, esta Delegación Municipal está de guardia para el resto del Ayuntamiento, es transversal que se dice. Vamos, su trabajo puede servirle a cualquiera otra.

Inercia del COVID-19 decíamos: el teletrabajo obligado para el funcionamiento del propio Ayuntamiento, convertido ahora en atractivo para inversores y residentes.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Lo habitual, que también es positivo

Se estabilizan los cotizantes a la Seguridad Social en Marbella. No hay demasiada sorpresa conocidos los datos del final del año. Y las pocas, son más bien buenas.

Porque siguen siendo números mejores que en 2019, ya saben, la referencia estrella que nos queda para rato en todo aquello que merezca una comparación y más si tiene algo que ver con el empleo y/o el turismo.

Bajada mínima del total respecto a noviembre que además coincide casi con el descenso en el régimen general y aumento todavía más ínfimo en el número de autónomos. Aumento cuantioso, decíamos, respecto a diciembre de 2019.

Todo en orden. Todo como suele ocurrir los diciembres.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. El "inexplicable" déficit de Marbella

Es probablemente el asunto más inexplicable, por ser sutil, de la historia moderna de Marbella. Porque no entra en cabeza alguna.

Sí, que los asuntos de la administración pública van despacio, tienen su aquel y hay veces que salen mal. Sí, todo lo que uno quiera. Pero, en el mejor de los casos, éste se habrá resuelto 31 años más tarde de lo que debiera. 33 hace que la familia de Mateo Álvarez donó el Trapiche del Prado al Ayuntamiento para que allí se levantara una residencia de ancianos pública y pongamos que la obra hubiera tardado dos desde entonces. Termina la operación en 2024, fecha estimada del fin de la obra.

Dejando a un lado eso de que Marbella no tenga un geriátrico así estando en 2023, el tema tiene mandanga: ni el GIL, ni el post GIL, ni el PP versión 1.0 y 1.1, ni el tripartito o cuatripatito, ni el PP 1.2. Han sido los populares 2.0 los que han conseguido, por fin, ponerlo en marcha.

Ayer la alcaldesa visitó los trabajos. Y está bien aunque sólo sea para demostrar que siguen su curso, que ya es mucho, teniendo en cuenta los antecedentes.

¡Ah, y vamos a decirlo una vez y que sirva de aquí a final de mayo próximo! Por no repetirlo. Los que no sean del PP dirán que empiezan a presentarse actuaciones porque las elecciones están cerca y los que sí lo sean responderán que es un periodo como otro cualquiera en el que se sigue gestionando la ciudad.

No parece tan difícil.

Editorial

NO PARECE TAN DIFÍCIL. Más cosas buenas que la pandemia dejó en Marbella

La vivienda de uso turístico se consolida en Marbella. Era importante este 2022 para sacar conclusiones fiables, el año de la vuelta a la normalidad después de dos de pandemia en los que precisamente, y como ya se explicó varias veces, ese tipo de alojamiento para veraneantes terminó de afianzarse.

Así que podría decirse que aumenta el listado titulado “Cosas buenas que nos dejó el COVID”. A la seguridad que los turistas buscaban entonces en esos apartamentos o casas le suceden ahora su intimidad y la privacidad.

Y aquí en Marbella triunfan por encima de los demás las estancias de cierto nivel: villas con piscina o apartamentos en primera línea de playa; eso sí, siempre de carácter familiar. Todo ello con el condicionante de que los precios han subido. Así, resulta que hay menos ocupación, por ejemplo, que en Málaga capital, pero el gasto medio es mucho mayor, que al final es la clave para la economía local.

Evitar la masificación y tener más beneficios. Calidad en lugar de cantidad. Justo, por cierto, uno de los argumentos con los que la ciudad ha ido a FITUR.

No parece tan difícil.