POR FIN NO ES LUNES

Vânia de la Fuente-Núñez: "La pandemia visibilizó mucho lo edadista que es la sociedad"

La discriminación por edad afecta a todas las sociedades y supone una barrera a la hora de aprovechar el potencial de las personas.

ondacero.es

Madrid | 02.10.2022 12:45

"Soy demasiado mayor para esto". "Total para lo que me queda..." "Ya no tengo edad". Detrás de estas frases se esconde un término que ni siquiera está recogido en la RAE: edadismo.

Se trata de la discriminación por cuestión de edad. Una barrera que impide a las personas desarrollar su potencial en plenitud y que se da en todas las sociedades

Los datos del informe mundial sobre el edadismo hablan de que 1 de cada 2 personas en el mundo es edadista hacia las personas mayores, y 1 de cada 3 asegura haber sido objeto de discriminación por su edad en Europa. Junto al sexismo y el racismo, el edadismo es una de las formas más habituales de exclusión, una exclusión que además es invisible.

Vânia de la Fuente-Núñez dirige la Campaña Mundial contra el Edadismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es coautora principal del primer Informe Mundial de Naciones Unidas sobre el edadismo.

¿Qué es el edadismo?

"Cuando hablamos de edadismo, hablamos de nuestra forma de pensar, de sentir y de actuar hacia otras personas o hacia nosotros mismos por razones de edad", explica Vânia.

El edadismo tiene tres dimensiones: cómo pensamos, que son los estereotipos, cómo nos sentimos, que son los prejuicios, y cómo actuamos, que es la discriminación, tanto hacia los demás como hacia uno mismo, en función de la edad.

¿Cuándo empezamos a ser edadistas?

"Empezamos a tener estos prejuicios desde muy pequeños. Viendo la televisión o siendo conscientes de las relaciones entre tus familiares y otras personas vas viendo como la gente interactúa y usa estos estereotipos por edad. A partir de ese punto, los niños empiezan a interiorizar esos estereotipos y a usarlos para guiar sus acciones y sentimientos hacia otras personas y también hacia ellos mismos".

Vânia explica además que nos afecta a lo largo de la vida, tanto a jóvenes como a personas mayores. De hecho, según apunta, en Europa las personas más jóvenes son las que reportan más edadismo.

¿En qué ámbitos de la vida se da el edadismo?

El edadismo se da en muchas circunstancias de la vida. A nivel institucional o en otros ámbitos como la salud, donde "la edad puede determinar el tipo de tratamiento al que puede acceder una persona", señala la experta. "La pandemia visibilizó mucho lo edadista que es la sociedad, cuando vimos como personas mayores no tuvieron acceso a la UCI solo por su edad".

También lo vemos en el empleo. Existen grandes barreras para acceder a un trabajo, para permanecer en él y para tener oportunidades de promoción, y afecta tanto a gente joven como a gente mayor. En el caso de las personas mayores, el edadismo se refleja más en las oportunidades de contratación, y en la gente joven, en el salario, que suele ser inferior por razones de edad. Las experiencias son diferentes, pero ambas son negativas en el entorno laboral.

En el ámbito financiero, en algunos países puede afectar a mujeres mayores para acceder a una propiedad o a tierras que pertenecen a su marido.

Asimismo, vemos edadismo en la forma de tratar a los mayores. Les infantilizamos como parte del estereotipo de que este grupo edad tiene un cerebro cognitivo. Utilizamos, muchas veces de forma inconsciente, una sintaxis más sencilla en el lenguaje.

Edadismo autoinflingido

El edadismo autoinflingido es otra variante. Estamos toda la vida expuestos a estereotipos por edad que nos van machacando. Cuando llegamos a una determina edad, aplicamos esos estereotipos a nosotros mismos y eso tiene unas consecuencias muy negativas para nuestra salud mental, ya que nos impide desarrollar nuestras capacidades por completo. Nos autosaboteamos.