Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL BLOG DE ALSINA

Valladolid, una ciudad cálida que acoge calurosamente a quien la visita

Les voy a decir una cosa.

Mi primera misión hoy en Valladolid es acabar con el tópico que dice que ésta es una ciudad fría

Carlos Alsina | Valladolid | Actualizado el 19/07/2018 a las 09:33 horas

Vista aérea de Valladolid

Vista aérea de Valladolid / ICAL

Y como frío hace bastante ahí fuera, está en vuestras manos demostrar hasta qué punto Valladolid es una ciudad cálida que acoge calurosamente a quien la visita. Ésta va a ser la prueba:

¡Buenas tardes, Pucela!

Os lo agradezco porque éste es otro de los tópicos que estamos intentando desterrar: que los vallisoletanos sois secos, estiradillos y poco simpáticos. La gente confunde la sobriedad con la antipatía. De antipáticos, nada. Recordémoslo una vez más: Aznar no es de Valladolid. Será borde, será seco y será antipático, pero es ma-dri-le-ño.

De Valladolid es Concha Velasco, que no me digáis que no es una señora bien simpática y abierta. Tan abierta que sale en televisión contándote su remedio contra las pérdidas de orina. Indasec. Y aparece tan seria y con las palabras justas. El remedio contra las pérdidas. Si esto lo hubiera sabido Bankia, en lugar de en ladrillo habría invertido en compresas. Y no habría atiborrado a sus clientes de preferentes.

Es curioso el nombre que se da a las cosas, ¿no? “Preferente” significa que “tiene preferencia”. En las sucursales dicen: “A ver, los que van a palmar pasta, que pasen primero”. Los preferentes.

Bueno, esta sala en la que estamos lleva el nombre de Concha Velasco, que mí es una señora me cae simpática porque no se da la trascendencia de otros compañeros suyos de oficio, ¿no? No la escucharás decir: “llevo quince años preparando este papel, he vivido dos años en un convento para hacer bien el papel de monja o para aprender a interpretar a la gobernanta de Gran Hotel he tenido largas conversaciones con Angela Merkel”. Ella es más de andar por casa.

No dice “soy muy selectiva con los guiones que me llegan” sino “a ver si me llegan más que la cuenta corriente la tengo hecha unos zorros”. ¿Por qué? Porque nunca se organizó bien con el dinero. Le costó aprender esto que dicen los abuelos de Soria: “no te puedes gastar más de lo que ingresas”. (Salvo que alguien te lo preste, claro, pero luego hay que devolverlo y con intereses). Lola Flores le dio estos dos consejos a Concha Velasco: “el bolso nunca lo dejes en el suelo; y si andas mal de dinero no vendas lo que tienes, empéñalo en el monte de Piedad para poder recuperarlo”.

Fíjate que Lola Flores siempre dijo que ella no sabía nada de finanzas pero lo que estaba diciendo es que la casa de empeños es una entidad de crédito a bajo interés. Tú llevas tus joyas, te las tasan, te entregan un dinero y te dan un año para devolverlo. Si pagas el crédito te quedas con las joyas y si no lo pagas, se las queda el Monte de Piedad y si saca más de lo que tú le debes, te entrega la diferencia.

Esto en lenguaje financiero se dice de otra manera: presentas el colateral, te lo pignoran y si no cumples las condiciones de pago se ejecuta el aval y te quedas sin colateral, o sea, sin joyas. La filosofía del asunto es muy parecida a la de los desahucios, sólo que en el colateral de la hipoteca, que es tu casa, vive gente. Vives tú.

Ya sabréis que hoy el Congreso ha aprobado el decreto de los desahucios. Lo iban a llamar anti desahucios, pero se han dado cuenta de, en realidad, los desahucios se van a seguir produciendo, porque la lista de requisitos que hay que cumplir es más larga que la agenda de contactos de Pipi Estrada. Sabéis que desde que empezó a hablarse de este decreto nos hemos preguntado en el programa a cuántas familias amparan estas nuevas normas.

Hace nueve días el ministro De Guindos dijo que se iban a beneficiar 600.000 familias. Nueve días después, ha reducido el número a 120.000. Si le damos nueve días más y reconocerá que no le va a afectar a casi nadie. No, ya ha dicho él mismo que es un primer paso. Queda mucho por hacer.

Estamos en el Lava Teatro. “LAVA” con “v” de Valladolid. El Laboratorio de las Artes que está en este complejo que antes era el matadero. Aquí es donde traían a las reses para sacrificarlas. Había que llevarlas al matadero. No es como Artur Mas, que se mete él solo. No, de Artur Mas esta noche no vamos a hablar porque hay una cierta saturación sobre este asunto. Eso nos transmitís los oyentes: Mas, no, mas, no. Lo mismo que han dicho muchos catalanes: “Mas, no; Mas, no”.

Hasta Pere Navarro, el del PSC, que tenía esta tarde una reunión con Mas la ha suspendido a última hora. Una cosa es que le hayan salido mal las elecciones y otra cosa es que ahora le ninguneen. Me han contado que el Lava Teatro está dedicado al teatro semiprofesional, idónea, por tanto, para hablar de política. El gran teatro del mundo.

Rajoy aún no lleva un año de presidente y parece que han pasado un siglo. El gobierno dice que vamos bien porque las cuentas públicas van estando más saneadas y el déficit mengua. Que más que del gobierno, es mérito de todos vosotros, que pagáis cada vez más impuestos, ¿verdad? Montoro se ha convertido en una presencia permanente en nuestras vidas. Hagas lo que hagas, tienes la sensación de que te está vigilando Montoro.

Bien, no es una sensación. ¡Te está vigilando! ¿Le has prestado cien euros a tu madre, en efectivo, estás seguro de que eso es legal? No es por inquietar a los niños que nos están escuchando pero sabéis que Hacienda está buscando nuevas bolsas de fraude en las que meter la cuchara y alguien le dijo el otro día a Montoro en el ministerio: “¿Ministro, te has dado cuenta de que Papa Noel no tiene ninguna cuenta a su nombre?”

A Montoro se le puso esa sonrisa de Capitán Garfio, le brillaba el colmillo de oro. Y le han abierto una inspección. A Santa Claus. Porque todos estos objetos que reparte en Navidad, ¿dónde los compra, aquí o en el extranjero? ¿Paga aranceles para meterlos en España? ¿Guarda las facturas? ¿Ha hecho alguna vez la declaración? A Papá Noel lo van a crujir este año.

Con los Reyes Magos la cosa es distinta porque a ellos les van a ofrecer pisos con permiso de residencia. Como saben que manejan oro. Y además han oído en el ministerio que vienen de Oriente. Como los chinos. Dijo uno: ¡como los chinos! Los chinos, los rusos, los Reyes Magos, hay que colocarle los pisos a todo el que venga. El lunes estuvo en la Moncloa Erdogan, el primer ministro turco, y le sacó Rajoy el “Segunda Mano”, mira qué dúplex en la playa, Tayip, 180.000 y con plaza de garaje.

El turco lo que pasa es que está escarmentado porque la otra vez que vino le compró al presidente anterior una Alianza de Civilizaciones que ahora tiene goteras. Pero es otra historia, ¿verdad? Queremos invitar a los oyentes que lo deseen a que vengan a Valladolid el puente de la Constitución o que disfruten aquí de la Navidad con niños. Aquí en el Belén no sé si habrá buey y mula, pero seguro que habrá lechazo.

Ahora que estamos revisando los Evangelios, hay quien dice que Jesús nació en las bodegas de Fuensaldaña. Acudieron con los pastores con unas mollejas a la plancha, unas setas, unas salchichas de Zaratán y al niño, sólo de oler aquello, le salieron dientes. La Virgen le dijo a San José: ¿ves como es hijo de Dios? Y Jesús comprendió que se había equivocado de portal. En lugar de nacer en Tierra Santa había nacido en Tierra de Sabor.

La alegría que le entró sólo de pensar en las carnes, en los quesos, en los vinos. Por eso años después, en las bodas de Canaá, convirtió el agua en Ribera del Duero. Esta es una historia antigua. De cuando Javier Ares transmitía el Rugby. En tiempos del conde Ansúrez.

Como dicen que hace frío, nos vamos a tomar un carajillo Magno a la salud de todos vosotros y a la salud de La leyenda del Pisuerga, el barco que, después de dos años fondeado en la playa de las Moreras, intenta ahora volver a navegar por el río, modernizado y con todas las garantías de seguridad. A ver si llega a buen puerto la operación resucitar la leyenda.