OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Sánchez detrae"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre las medidas anunciadas por Pedro Sánchez para abaratar la factura de la luz, entre las que se encuentra la reducción de beneficios a las empresas eléctricas.

Carlos Alsina

Madrid | 14.09.2021 08:47 (Publicado 14.09.2021 08:42)

Que es el día en el que Andalucía despide a Susana Díaz. Aunque no es ése el motivo de que nos hayamos venido esta mañana a Sevilla. No es para agitar el pañuelo en Santa Justa y desearle suerte a Susana en los madriles como nueva senadora.

Hemos venido a celebrar que está en marcha una nueva temporada de radio y que Onda Cero recorre esta semana Andalucía para presentársela a ustedes. Hoy abrimos camino los de 'Más de uno' en este hospital que una vez fue militar, que tiene nombre de médico, Vigil de Quiñones, y que ha vuelto a la actividad (no Quiñones, que lleva muerto un porrón de años, sino el hospital) fruto de la pandemia que nos desordenó la vida a todos hace año y medio y que ha llevado al Gobierno andaluz a reabrir este edificion, ahora como hospital de Emergencia Covid.

Y en el futuro... ya se verá; le preguntaremos luego al presidente Juanma Moreno. Tres años ya en el sillón. Y con esta pregunta que ahora no hay día que no le haga alguien: ¿adelanta o no adelanta las elecciones? ¿Quién tiene más ganas de urnas, él o Pablo Casado? ¿Le gustaría a Juanma Moreno parecerse a Díaz Ayuso o nada le podría apetecer menos? En fin, son preguntas que están ahí. Ya sé que el señor Moreno ha dicho que no hay razones, hoy, para llamar a votar a los andaluces. Pero también el obispo de Solsona prometió amor eterno a su diócesis hasta que descubrió lo gozoso que es amar a una señora. Y tan feliz. Ni ha pedido que le apliquen descargas eléctricas para desenamorarse ni nada.

"El Senado es la vía preferida de los partidos para deshacerse de los pesos muertos"

Susana Díaz, que una vez lo fue todo en esta tierra, se convierte hoy en senadora por designación autonómica. Que es la vía preferida de todos los partidos ---como hemos comentado aquí alguna vez--- para deshacerse de los pesos muertos y aparcarlos, como si fueran muebles pasados de moda, en el Palacio del Senado.

El senador por designación autonómica es un espécimen raro, porque se presentó a las elecciones para ser diputado autonómico pero acaba de senador sin que ningún votante, directamente, le haya encomendado tal cosa. En realidad hay dos maneras de tener contento a un ex dirigente político: una es colocarle de senador y la otra, colocarle de tertuliano.

Cómo no va a estar Sánchez si su ausencia sería interpretada como la defunción prematura de la cacareada mesa

Sánchez recibió anoche a Televisión Española en su casa de la Moncloa con la cestita de anuncios preparada para regar de titulares hoy los diarios. Un poco incómodo el presidente porque Carlos Franganillo le repreguntaba mucho en un intento encomiable de evitar que el presidente le colocara una homilía en cada respuesta.

Cesta de anuncios:

• Uno, la declaración oficial de guerra a los accionistas de las compañías eléctricas. El encarecimiento de la luz que se coman ellos.

• Dos, la confirmación de que por supuesto estará en la mesa de partidos ésta que ha montado él con Oriol Junqueras. Decíamos ayer: cómo no va a estar si el artefacto es suyo; cómo no va a estar si su ausencia sería interpretada como la defunción prematura de la cacareada mesa.

• Tres, la subida del salario mínimo. Éste fue un anuncio a medias. Se subirá aunque la patronal no quiera pero aún no dice ni cuándo ni en cuánto.

Pues eso, presidente, que no concreta ni la cuantía ni el momento. Para disgusto de su vicepresidenta, no Calviño sino Yolanda Díaz, que ayer le metía presión para que concrete ya cuál va a ser la subida.

La patronal de uñas y los accionistas de las eléctricas atragantados

Ha estado la vicepresidenta pactando con los líderes sindicales, que es de quienes siempre ha estado más cerca. A la CEOE, para este tema, la dan por perdida. Ni Calviño, con la insinuación que hizo aquí de los otros temas pendientes de negociación y que podrían ponérsele cuesta arriba a la patronal si no se plegaba al acuerdo en lo del salario mínimo, ha sido capaz esta vez de mantener a Garamendi en el redil del consenso.

La patronal, de uñas (porque se siente ninguneada) y los accionistas de las eléctricas atragantados porque el amortiguador de la subida, se confirma, van a ser ellos. El Gobierno no topa el precio de la energía pero sí topa el margen comercial y el dividendo que le pueden sacar las empresas energéticas. No cabe sorprenderse porque eso es lo que ya anunció en este programa la vicepresidenta Calviño la semana pasada. Recordamos.

Esto es: ahí es donde el Gobierno ve hueco para meterle el cuerno a las eléctricas, tan impopulares, ¿verdad?, achacándolas que se beneficien de que el gas se ponga por las nubes mientras el pobre consumidor con tarifa variable sufre de convulsiones cada vez que escucha en la radio que la electricidad marca nuevo récord.

A lo que el Gobierno no renuncia es a mantener el IVA en el 10% hasta fin de año y quién sabe si a retornarlo al 21% a partir de enero (sobre eso aún no se ha pronunciado tampoco el presidente). A quien le recordó Franganillo cómo se le llevaban los demonios cuando el presidente era Rajoy y la electricidad subía bastante menos de lo que está subiendo ahora.

Para la Generalitat independentista es una reunión de igual a igual. Si Sánchez se escaquea, Aragonés no se persona

Bueno, y la mesa. De diálogo. Sobre Cataluña. Es decir, la mesa de los seis partidos que, cuatro a dos, integran los gobiernos central y autonómico. Ya terminó la bobada ésta del suspense sobre si Sánchez iría o no iría a la reactivación de su propia criatura. Naturalmente que estará mañana en la primera reunión, la de las fotos, porque si no tampoco iría Aragonés y habría que dar la mesa por enterrada. No pierda de vista que para la Generalitat independentista ésta es una reunión de igual a igual. Si Sánchez se escaquea, Aragonés no se persona.

"Que Aragonés se declare esperanzado y acepte hablar de algo que no sea la autodeterminación"

Liderará la delegación de sus seis ministros, seis. Con él, siete. Y al otro lado, otros siete o los que hagan falta. Mañana será día de sonrisas, saludos cordiales, fotos de gente que hace ver que revisa papeles y quién sabe si un comunicado final de esos que cada parte interpreta como quiere porque, en el fondo, no dicen nada.

Esto será lo que se ha pactado para mañana: que Aragonés se declare esperanzado y acepte hablar de algo que no sea la autodeterminación. Hay más cosas en la vida, president, no se obceque, que la obsesión no lleva a nada. Sólo con que empiecen por El Prat tienen tema ya para dos o tres sesiones de la mesa ésta.

Que empiece Sánchez por ponerse de acuerdo con Yolanda Díaz antes de reprocharle a Puigdemont que no se ponga de acuerdo con Junqueras. La cosa, más que de La Ricarda, va de pájaros.