Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Piscinas en verano: cuándo y cómo abrirán al público

Tras conocerse algunas pautas básicas sobre el uso de las playas este verano, el Ministerio de Sanidad ha publicado un protocolo con las medidas de seguridad para la apertura de las piscinas relacionadas con la higiene personal, las zonas comunes y la desinfección de superficies.

ondacero.es | Europa Press
Madrid | 15/05/2020
Menores bañándose en una piscina

Menores bañándose en una piscina / EFE

Entre las medidas contempladas por el Gobierno se encuentran la limitación de aforo para asegurar la distancia social, un perímetro de seguridad para los objetos personales y medidas de higiene personal y desinfección de materiales y superficies.

El documento ha sido consensuado con las comunidades autónomas y entrará en vigor en la fase 3 del plan de transición del Gobierno, donde se contempla la apertura de las piscinas. Asimismo, esta apertura no estaría activa hasta al menos el 8 de junio y siempre dependiendo de la evolución epidemiológica de cada región.

El protocolo establece una limitación de aforo para garantizar la distancia social de 2 metros y para al menos doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en los espacios cubiertos, siempre dependiendo de la configuración de la instalación y de la zona pública y sin perjuicio de que se puedan llevar a cabo medidas más restrictivas.

En este caso, será el socorrista o el personal que designe el gestor de la instalación el responsable de supervisar el número de bañistas en cada uno de los vasos y restringir los accesos a los mismos y de acuerdo con la legislación vigente en cada comunidad autónoma.

Respecto al acceso a las instalaciones, el documento plantea dibujar o colocar bandas en el suelo de recepción que marquen la distancia mínima entre personas de 2 metros para acceder el mostrador y a la entrada. En el caso de que existan tornos, recomienda tenerlos bajados o tocarlos con la ropa y, si la instalación lo permite, se recomienda utilizar una puerta de entrada y otra de salida para intentar evitar al máximo que las personas se crucen.

Higiene

En cuanto a las medidas de higiene, el protocolo aconseja sistemas para la desinfección de manos a la entrada de la piscina e incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado, además de recomendar que este último sea de uso de calzado exclusivo dentro de la instalación.

Además, se pondrá a disposición de los usuarios una bolsa de plástico para material desechable que se deberá depositar convenientemente cerrada en un cubo de basura (con tapa y pedal) a la salida y se favorecerá el pago con tarjeta de crédito o a través de aplicaciones móviles.

Zonas comunes

En cuanto a las zonas comunes, se estable la obligación de garantizar una distribución espacial de al menos 2 metros entre los usuarios que deberá estar señalizada en el suelo y todos los objetos personales como toalla, botes de crema, calzado de uso exclusivo, mochilas y demás enseres deberán permanecer dentro del perímetro de seguridad establecido para evitar el contacto con el resto de usuarios.

Sobre este punto, indica que se valorará instalación por instalación, la posibilidad de prohibir el uso de tumbonas o hamacas para evitar posibles contagios o separarlas 2 metros siempre y cuando se garantice que su uso no es compartido y que se garantice su adecuada desinfección. También podrán utilizarse fundas desechables.

Limpieza

Igualmente, se deberá realizar limpieza y desinfección de las zonas de estancia y de tránsito de los bañistas, al menos dos veces al día, haciendo especial hincapié en las zonas más frecuentadas como vestuarios, aseos, taquillas, duchas y lavabos.

Como norma general, el protocolo establece la implantación de paños y materiales de un solo uso o proceder a su limpieza y desinfección adecuada, sobre la que aconseja diluciones de lejía 1:50 recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado y que han sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad.

Entre las medidas implantadas, Sanidad alerta de la importancia de la ventilación en los espacios cerrados, como vestuarios y baños, botiquín y salas técnicas y recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en estas zonas. Además, en el caso de que la ventilación se proporcione a través de medios mecánicos, estos deben conservarse en buen estado de mantenimiento, limpieza y grado de desinfección adecuado.

Superficies

En cuanto a la desinfección de material y superficies, Sanidad recuerda que esta "carece de eficacia" si estos elementos no han sido previamente limpiados, ya que la suciedad que puede servir de refugio a los microorganismos.

En este sentido, contempla la realización de una "exhaustiva limpieza" antes de proceder a la desinfección de todo el mobiliario (vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, paredes, taquillas, etc.), y que se preste "especial atención" a las superficies de contacto más frecuente como grifos, barandillas o pomos de puerta.

Desinfección del agua

El documento incide en la necesidad de mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfección residual en el agua para eliminar el coronavirus y, en este sentido, en el protocolo se explica que el agua de los vasos debe contar con un proceso de depuración física y química, la renovación mediante adición de agua de aporte y la realización de controles operativos o rutinarios.

Los establecimientos de hostelería que se encuentren ubicados en la piscina deberán seguir los protocolos correspondientes a este sector, mientras que las instalaciones deportivas y parques de juegos no podrán usarse hasta que así se establezca en la oportuna fase de desescalada.

Por último, resalta la importancia de la difusión de mensajes de prevención mediante megafonía o catelería, para recordar las buenas prácticas de higiene como ducharse antes de entrar a la piscina o lavar los trajes y las toallas de baño.