Caso Esther López

Caso Esther López: las conclusiones tras el análisis en Alemania del vehículo del principal sospechoso

El Volkswagen T-Roc de Óscar, principal sospechoso del caso, se ha analizado en la fábrica de la marca en Alemania

ondacero.es

Madrid | 06.06.2022 19:01

Caso Esther López: las conclusiones tras el análisis del vehículo del principal sospechoso en Alemania
Caso Esther López: las conclusiones tras el análisis del vehículo del principal sospechoso en Alemania | EFE

El vehículo de Óscar, el principal sospechoso en el caso de la muerte de Esther López, era una de las principales esperanzas de obtener pruebas para esclarecer que ocurrió en la fatídica noche. Para ello se envió el coche, un Volkswagen T-Roc, a la fábrica de Alemania para el análisis de su centralita. Sin embargo, allí no han podido verificar qué ocurrió con el coche lo cuál supone un jarro de agua fría en la investigación.

El problema que han encontrado es que el coche no tenía una instalada una aplicación necesaria para acceder a los datos que había requerido la Guardia Civil. Entre ellos, saber si manipuló el vehículo, qué llave utilizó o si realizó maniobras extrañas. También han recalcado desde la factoría que su labor es fabricar vehículos y no leer el aparato multimedia.

Pese a las sospechas de que Óscar intentó modificar en dos ocasiones la centralita del vehículo, es algo que no han podido corroborar desde Volkswagen Alemania que recalcan que "no se han almacenado los datos en el servidor" porque el sospechoso no había descargado la aplicación que se encarga de esa labor.

Un informe sí apunta a la manipulación del sistema

Aunque el informe definitivo está a expensas de "dos cuestiones" relativas al análisis del módulo de navegación del turismo que fue remitido a la empresa en Alemania, concretamente a Dresden, para un exhaustivo examen, el experto de la empresa SEADA, que realizó una primera diagnosis, ya ha trasmitido a la juez titular de Instrucción número 5 que parecen confirmarse las primeras hipótesis, es decir, que dicho sistema fue manipulado.

"Se muestran dos fechas en las que se realiza un borrado de todas las averías del vehículo, el intento de creación de una nueva llave y la programación sin éxito de ésta", concreta el perito, quien añade que, por otro lado, "queda pendiente la respuesta del fabricante del equipo sobre cuándo se utiliza por primera vez el usuario principal en el equipo y si el sistema de navegación no se activó en ningún momento o, por el contrario, lo desactivó el usuario, ya que no se han encontrado posiciones GPS en el aparato multimedia".

La notificación del perito de SEADA a Instrucción 5 vuelve a situar en el ojo del huracán a Óscar S.M, principal sospechoso de la muerte violenta de Esther López de la Rosa, la vecina de Traspinedo (Valladolid) cuyo cadáver fue hallado el 5 de febrero en la cuneta de una carretera del pueblo, 24 días después de su desaparición la noche del 13 de enero de 2021.

Claves de las manchas de sangre

Lo que sí ha arrojado luz al caso es las manchas de sangre encontradas en la ropa y el cuerpo de Esther. En varias zonas del abrigo de la joven se han localizado manchas, como en cuello, mangas o bolsillos. También en su blusa y su camiseta al igual que en sus manos. Se ha comprobado que esa sangre pertenece a Esther.

La sangre en las manos es la que ha permitido extraer más conclusiones ya que no tenía heridas en ellas. Eso indica que en un movimiento reflejo las llevó a la herida de la frente. Esto confirma que el golpe qe sufrió no le dejó inconsciente de inmediato sino que pudo palpar sus heridas pese a su gravedad.

Lo que tiene menos explicación, son las manchas en su bolso. Apareció colocado minuciosamente junto a su cuerpo. Los investigadores creen que quién hubiera trasladado a Esther a la cuneta, pudo haberse manchado con su sangre y que parte de ella terminara en el bolso de la joven.

El testigo señala que el cuerpo se veía a "simple vista"

El hombre que encontró el cadáver de Esther, relevó detalles importantes: “He llegado sobre las 9:30 y he aparcado el coche en el restaurante ‘La Maña’. No conocía de nada a Esther". Tras andar por varios caminos llegó a la curva en la que se encontraba el cuerpo de Esther López: "A unos quince metros de pasar el cruce, a simple vista, he observado el cuerpo de una persona. Estaba de espaldas. Llamé inmediatamente para avisar. Enseguida llegó un coche de la Guardia Civil. Durante el tiempo que estuve esperando ninguna persona manipuló el cuerpo ni se acercó a él", aseguró en su declaración a los agentes.