hIGIENE

Cada cuánto tiempo deberías cambiar tu esponja de baño

¿Cada cuánto cambias la esponja de ducha? Deberías saber unas claves para hacerlo correctamente

ondacero.es

Madrid | 30.11.2022 20:49

Cada cuánto tiempo deberías cambiar tu esponja de baño
Cada cuánto tiempo deberías cambiar tu esponja de baño | Pixabay

La mayoría de las personas guardan sus esponjas durante demasiado tiempo, lo que provoca el crecimiento de bacterias e incluso moho. Pese a que entra frecuentemente en contacto con jabón, hay una serie de condiciones que crean el ambiente perfecto para la formación de bacterias.

Se expone al agua con frecuencia, además cuando te duchas aumenta la temperatura y se expone a vapores y posteriormente tarda un tiempo en secarse. Todas estas cosas combinadas dan como resultado el caldo de cultivo perfecto para las bacterias y, en algunos casos, para el moho y los hongos. Esto no solo se aplica a las esponjas también a toallas o la alfombrilla de la ducha.

¿Cada cuánto hay que cambiar la esponja?

Las esponjas de ducha deben reemplazarse con frecuencia . Si se trata de una esponja vegetal de plástico, se debe cambiar cada cuatro a seis semanas. Las esponjas marinas naturales deben reemplazarse incluso con mayor frecuencia, generalmente cada tres o cuatro semanas. En cuanto a las esponjas de cocina, se deben reemplazar todas las semanas.

Hay formas de reducir la cantidad de bacterias que crecen en las esponjas. Por ejemplo, exponerla a la luz directa del sol para que se seque. Esto permite que se seque más rápido. Otra cosa que puedes hacer es limpiar las esponjas en una solución de agua y lejía para matar las bacterias. Solo necesitas un poco de lejía en un barreño de agua y dejar la esponja en remojo unos minutos.

Pero al final son parches y la mejor opción es simplemente deshacerse de la esponja por completo con cierta frecuencia y sustituirla por una nueva. Y hay otro factor. La piel muerta, grasa y suciedad quedan atrapadas en la esponja por lo que en cada uso habrá más acumulación y más riesgo de que los devolvamos de vuelta al cuerpo.