Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CASO DINA BOUSSELHAM

Dina Bousselham dio tres versiones distintas ante el juez del caso de la tarjeta de memoria robada

Tras hacerse públicas las tres declaraciones que prestó Dina Bousselham sobre su tarjeta de memoria robada, el juez García Castellón es consciente de que se han producido contradicciones, ya que la ex asesora de Iglesias ha ido cambiando la versión de los hechos, y ahora sostiene, entre otras cosas, que la tarjeta de memoria que le entregó Pablo Iglesas le llegó bien, no destruida, como había declarado en un primer momento.

ondacero.es
   | 29/06/2020

Tras hacerse públicas este fin de semana las tres declaraciones de Dina Bousselham ante el juez García Castellón, el asunto de la tarjeta robada se complica ya que las contradicciones en que cayó la señora Bousselham en sus declaraciones de marzo de 2019 y mayo de 2020 son tan gruesas que es natural que el juez se plantee que aquí alguien está ocultando algo.

Una de las contradicciones de Dina es cuando afirma, en un principio, que Iglesias le dijo que Interviú había intentado venderle la tarjeta:

A Dina le contó Iglesias que habían intentado venderle las fotos, según ella. Pero en el juzgado lo que declara Iglesias es que Interviú le entregó la tarjeta sin pedirle nada. En su segunda declaración, la señora Bousselham hizo suya esta segunda versión, contradictoria con la primera. En 2019 declaró que Iglesias le había hablado de una extorsión y en mayo de 2020 declara que Interviú le entregó a Iglesias la tarjeta sin pedirle nada a cambio.

Segunda contradicción: en 2019 la señora Bousselham declara que ella nunca ha podido acceder al contenido de la tarjeta que Iglesias le había entregado. Ella insistió varias veces en que la tarjeta no funcionaba. En 2020 mantiene esta versión: precisamente porque la tarjeta que le dio Iglesias no se leía es por lo que ella todo el tiempo sostiene que no sabe si esa que le ha entregado es la suya.

Hasta el 18 de mayo de 2020, y ya en el juzgado, no pudo ver lo que contenía la tarjeta. Ésa es también la razón que ella alega para no haber informado a la policía en el 2016 de que ya había aparecido la tarjeta de memoria del móvil robado.

Hay una hipótesis que explicaría por qué Bousselham no cuenta en julio de 2016 que Iglesias le ha entregado la tarjeta, y es... que no se la hubiera entregado todavía. No ha podido establecerse cuándo lo hizo. El juez cree posible que no lo hiciera, en realidad, hasta enero de 2017.

La ex asesora, después de haber afirmado que ella nunca pudo acceder al contenido de la tarjeta, sostiene lo contrario: que sí que pudo acceder porque cuando Iglesias se la entregó, funcionaba. Fue después, la segunda vez que la usó, cuando ya no iba. Y cuando recurrió a una empresa de recuperación de datos para intentar arreglarla.

El juez se pregunta cuál es la razón del cambio de guion sobre esta cuestión, y le explicó a Dina Bosusselham en su última declaración que si una empresa de recuperación de datos dice que no hay forma de recuperar nada de una tarjeta de memoria es que no sólo está deteriorada, está destruida. Si a ella la tarjeta que le dio Iglesias nunca le funcionó es porque se la entregó ya destruida. Y si la tarjeta estaba bien cuando Iglesias la recibió de Interviú, entonces la sospecha es que fue destruida estando en posesión de Iglesias.

Además, en esas declaraciones se despeja la duda sobre si Pablo Iglesias conocía que a Dina Bousselham le habían robado el móvil cuando acudió a la reunión con Interviú para hablarle del material encontrado en la tarjeta de memoria de la ex asesora del vicepresidente. Dina afirma ante el juez que cuando le robaron el móvil lo comunicó al partido, a Pablo Iglesias en concreto, ya que el móvil contenía informes de todo tipo sobre el partido.

No consta que Iglesias le dijera al presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, que el contenido de la tarjeta procedía de un robo. Iglesias, en cambio, se queda con la tarjeta de memoria y no informa de nada a Dina Bousselham, y cuando el juez le pregunta a qué atribuye que Iglesias no le dijera nada sobre la reunión con Antonio Asensio y la existencia de la tarjeta, Dina dice en su declaración que "no le dio más vueltas" a que Iglesias no le dijera que la tarjeta que le habían entregado procedía del móvil que a ella le habían robado.

Seguro que te interesa...

Cronología de la historia de Pablo Iglesias y el caso de la SIM robada de Dina Bousselham

La Fiscalía General investigará la relación del fiscal del 'caso Tándem' con una abogada de Podemos